Corte IDH declara responsable al Estado colombiano del secuestro y tortura de Jineth Bedoya

octubre 18, 2021 3:24 pm

Jineth Bedoya

La Corte Interamericana de Derechos Humanos declaró responsable al Estado colombiano por la tortura y violencia sexual que sufrió la periodista Jineth Bedoya en mayo del 2000.

La corte expone en la sentencia “El Estado de Colombia es responsable internacionalmente por la violación de los derechos a la integridad personal, libertad personal, honra, dignidad y libertad de expresión en perjuicio de la periodista Jineth Bedoya Lima, como resultado de los hechos ocurridos el 25 de mayo de 2000, cuando fue interceptada y secuestrada a las puertas de la Cárcel La Modelo por paramilitares y sometida a un trato vejatorio y extremadamente violento, durante el cual sufrió graves agresiones verbales, físicas y sexuales”.

«Asimismo, se declaró la responsabilidad internacional del Estado por la violación de los derechos
a las garantías judiciales, protección judicial e igualdad ante la ley por la falta de debida diligencia
a la hora de realizar las investigaciones sobre dichos hechos, el carácter discriminatorio en razón
de género de dichas investigaciones y la violación del plazo razonable» añade.

El 25 de mayo de 2000, Bedoya fue secuestrada cuando realizaba su ingreso a la cárcel Modelo para entrevistar a un emisario del paramilitarismo cuando fue secuestrada, torturada y torturada sexualmente. Este caso estuvo impune hasta el año 2019 cuando fueron condenados los paramilitares Jesús Emiro Pereira, alias Huevoepisca, Alejandro Cárdenas, alias J.J, y Mario Jaimes Mejía, alias El Panadero.

La periodista reclama que sólo ellos tres hayan sido condenados cuando hubo más de 20 personas que perpetraron los ataques, incluso; agentes del Estado que ni fueron llamados a comparecer frente a la justicia.

La Corte ordenó medidas de reparación, entre las que se encuentran: promover y continuar las investigaciones que sean necesarias para determinar, juzgar y, en su caso, sancionar a los restantes responsables de los actos de violencia y tortura que sufrió la señora Bedoya el 25 de mayo de 2000, así como los actos de amenazas que ha sufrido.

Garantizar la difusión del programa trans-media “No es hora de callar”, el cual se transmitirá por
el sistema de medios públicos y crear un centro estatal de memoria y dignificación de todas las mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado.

Los comentarios están cerrados.