OMS: Variante Ómicron puede reducir eficacia de vacunas, aunque no sea tan peligrosa como la Delta

diciembre 13, 2021 4:29 am

-La eficacia de vacuna de Pfizer contra ómicron es del 22,5 %, advierten desde Sudáfrica.

–La nueva variante ómicron puede reducir la eficacia de la vacunación contra el coronavirus, aunque es probable que no sea tan peligrosa como la delta, declaró la Organización Mundial de la Salud (OMS). Precissamente, los resultados de un estudio demuestran que la nueva variante del coronavirus «compromete esencialmente la capacidad de la vacuna para proteger contra la infección», pero podría ayudar a evitar el transcurso grave del covid-19.

Hasta la fecha, los científicos disponen de muy pocos datos sobre la eficacia de los fármacos anticovid contra ómicron, y ninguna de las pruebas ha sido sometida a la revisión por pares, advierte el organismo.

«Los resultados preliminares de estudios epidemiológicos sobre la reinfección, ensayos de neutralización […] y el perfil antigénico considerablemente alterado de la proteína espiga de ómicron sugiere […] una probable reducción de la eficacia de la vacunación contra la infección y la transmisión relacionadas con ómicron», reza el informe.

Aunque la inmunización se ha demostrado altamente eficaz contra la cepa delta, a nivel mundial, esta sigue siendo la variante predominante. Es probable que las vacunas tengan cierta eficacia contra ómicron también, sobre todo en los casos más graves, a pesar de que su efecto es reducido en comparación con otras variantes, detalla el reporte.

Hasta el 9 de diciembre de 2021, se detectaron casos de contagio por ómicron en 63 países de todas las seis regiones de la OMS.

Actualmente, la cepa detectada por primera vez en el sur de África se extiende más rápido que la variante descubierta en la India, según informa la organización, que pronostica que la tasa de propagación de omicron podría superar la de delta en los países donde los contagios se producen por contacto. Sin embargo, la OMS considera a la nueva variante menos peligrosa que delta, ya que la mayoría de los casos detectados eran asintomáticos o con síntomas moderados y leves.

Hasta el 11 de diciembre se reportaron 732 casos de infección por la variante ómicron en toda la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo, según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés). Dinamarca (195 casos) y Noruega (109 casos) son dos países con el mayor número de pacientes infectados con ómicron. Todos estos casos resultaron leves o asintomáticos y ninguno de ellos fue mortal, informa la entidad.

A su vez, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) publicaron este viernes estadísticas similares. En los primeros ocho días de diciembre se detectaron en Estados Unidos 43 casos de infección por la cepa ómicron, siendo todos leves. Solo un paciente fue hospitalizado, pero obtuvo el alta dos días después.

A pesar de todas las sugerencias, la OMS afirma que los datos recolectados hasta el día de hoy aún no son suficientes para sacar conclusiones sobre la peligrosidad de la nueva variante.

A propósito del tema, la eficacia de la vacuna de Pfizer contra ómicron es del 22,5 %, advierten desde Sudáfrica

La pauta completa de la vacuna de Pfizer protege de la posibilidad de contraer covid-19 solo al 22,5 % en el caso de la variante ómicron, determinó un equipo de científicos liderado por el Instituto de Investigación de Salud de África (AHRI) en Durban (Sudáfrica).

Al descubrir que la nueva cepa evade en gran medida la protección de los anticuerpos inducida por la vacuna de Pfizer y «compromete esencialmente la capacidad de la vacuna para proteger contra la infección», los investigadores pudieron concluir que, en todo caso, la vacunación podría ayudar a evitar el transcurso grave del covid-19, ya que el nivel de neutralización de ómicron se estimó en alrededor del 5,7 %.

«Los niveles de neutralización mucho más bajos son suficientes para la protección contra la enfermedad grave, aunque esta estimación es difícil de validar», escribieron en el estudio. El nivel actual de neutralización de ómicron «está por encima de este nivel mínimo y, por lo tanto, sería más o menos suficiente para la protección contra la enfermedad grave», agregaron.

En el marco de la investigación, los científicos analizaron 14 muestras de plasma de 12 personas, la mitad de las cuales no había padecido covid-19 ni tenía anticuerpos que pudieran indicar una infección previa. La prueba de neutralización consistió en agregar a las muestras el virus vivo, ya fuera ómicron o la variante original del SARS-CoV-2.

Otra conclusión del experimento fue que la situación resultó ser mucho mejor en el caso de los vacunados que ya habían pasado por coronavirus. Cinco de los seis participantes del estudio que habían contraído covid-19 y estaban vacunados con el producto de Pfizer mostraron unos niveles de neutralización lo suficientemente altos como para protegerlos tanto de la infección por ómicron como de una enfermedad grave. En ese sentido, los científicos apuntaron a una posible necesidad de una tercera dosis de refuerzo después de la vacunación inicial.

«Mientras la eficacia de la vacuna contra ómicron aún está por determinar, estos datos respaldan la idea de que la alta capacidad de neutralización inducida por una combinación de la infección y vacunación, y posiblemente una dosis de refuerzo, podría mantener una eficacia razonable contra ómicron», concluyeron los autores del estudio.

«Si la capacidad de neutralización es menor o disminuye con el tiempo, es probable que la protección contra la infección sea baja. Sin embargo, es posible que se mantenga la protección contra la enfermedad grave, que requiere de niveles de neutralización más bajos e implica la inmunidad de las células T», agregaron.

El autor principal del estudio, Alex Sigal, del Instituto de Investigación de Salud de África, confesó que sus resultados para ómicron son mejores de lo que esperaba. «El virus ha cambiado tanto que se temía que utiliza un receptor diferente, no el ACE2. Si este fuera el caso, muchas de nuestras herramientas farmacológicas para controlar este virus serían inútiles. Pero este no es el caso», indicó, al resumir que «ómicron es un problema manejable con las herramientas que ya tenemos». (Información RT).

Los comentarios están cerrados.