Dinamarca se convierte en el primer país de la U.E en autorizar píldora anticovid-19 de Merck

diciembre 16, 2021 8:53 am

–Dinamarca se convirtió este jueves en el primer país de la Unión Europea en autorizar el tratamiento con el antiviral molnupiravir del laboratorio estadounidense Merck para pacientes de riesgo con síntomas.

El medicamento en forma de píldora, comercializado con el nombre de Lagevrio, fue recomendado en noviembre por el regulador de la Unión Europea para su uso de emergencia y luego fue autorizado formalmente para su comercialización.

Lagevrio está aprobado desde noviembre en Reino Unido y está en proceso de aprobación en Estados Unidos, pero sus resultados, inferiores a los esperados, llevaron a los países a esperar.

«Recomendamos el tratamiento con la píldora porque creemos que los beneficios superan los daños para aquellos pacientes que corren más riesgo de enfermar gravemente de covid-19», señaló la responsable de la Agencia Nacional de Salud (SST) Kirstine Moll Harboe en un comunicado.

Dinamarca vive una ola récord de casos de covid-19 y un brote de la nueva variante ómicron, que se espera que sea dominante en Copenhague esta semana.

Además, el número diario de nuevos casos se situó el miércoles en 8.770, la cifra más alta jamás registrada para un país de 5,8 millones de habitantes.

A propósito de Dinamarca, el pasado martes, se convirtió en el primer país del mundo en dejar de usar la vacuna de AstraZeneca contra el Covid-19, tras expresar las preocupaciones sobre los coágulos sanguíneos raros surgidos en algunos pacientes que recibieron el biológico.

La Junta Nacional de Salud indicó que tomó la decisión de suspender el uso de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca «sobre la base de señales preocupantes del monitoreo continuo de seguridad de las vacunas COVID-19» y añadió que el programa de vacunación ha continuado con las vacunas de Pfizer / BioNTech y Moderna.

Aunque destacó que la vacuna «es segura y eficaz», en un comunicado, el director de la Junta Nacional de Salud del país nórdico, Søren Brostrøm, afirmó:

«Entiendo si otros países en una situación diferente a la nuestra eligen continuar usando la vacuna. Si Dinamarca estuviera en una situación completamente diferente y en medio de un tercer brote violento, por ejemplo, y un sistema de salud bajo presión –y si nosotros no hubiésemos llegado a un punto tan avanzado en nuestro uso de la vacuna–, entonces no dudaría en usar la vacuna, incluso si hubiera complicaciones raras pero graves asociadas con su uso».

También señaló:

“Ha sido una decisión difícil en medio de una epidemia continuar el programa de vacunación sin una vacuna eficaz y accesible contra COVID-19. Pero tenemos otras vacunas disponibles y tenemos un buen control de la epidemia. Al mismo tiempo, hemos avanzado mucho en la vacunación de los grupos de mayor edad, donde el potencial de prevención de la vacunación es mayor. La edad es el principal factor de riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19. Los futuros grupos destinatarios de la vacunación tienen un riesgo menor de un curso grave de COVID-19. Debe sopesarse el hecho de que ahora tenemos un riesgo conocido de efectos nocivos graves por la vacunación con la vacuna COVID-19 de AstraZeneca, aunque el riesgo en números absolutos es pequeño ”.(Información DW).

Los comentarios están cerrados.