La Contraloría de Bogotá tiene la lupa del control fiscal sobre 53 grandes obras sin terminar por más de $18 billones

febrero 24, 2022 9:46 am

–En el marco del programa ‘Obras bajo control’, la Contraloría de Bogotá realizó visita técnica y vigilancia fiscal permanente a los recursos invertidos en más de 50 obras y proyectos de gran impacto social.

Las inversiones realizadas en el desarrollo de estas obras superan los 18 billones de pesos y los 13 millones de dólares. “Le pusimos la lupa de la vigilancia y el control fiscal a proyectos de infraestructura que, en su mayoría, no han sido puestos al servicio de la ciudadanía o que, tras haber finalizado su ejecución, presentan falencias en la entrega final de la obra”, afirma el Contralor de Bogotá, Andrés Castro Franco.

Algunos de estos contratos de obra se suscribieron, por primera vez, hace más de 10 años, como la construcción de la nueva sede de la Policía Metropolitana de Bogotá; la torre de urgencias del Hospital de Kennedy y la torre 2 del Hospital de Meissen.

También se hizo seguimiento especial a obras importantes como la ampliación de las unidades de filtración de la planta de tratamiento Francisco Wiesner; la construcción del Centro Día Campo Verde; el nuevo colegio Bolonia, en Usme; la estación de bombeo de aguas residuales (en la localidad Kennedy), obra clave en la descontaminación del río Bogotá; la Casa Ecológica de los Animales; la nueva sede de la Alcaldía Local de Teusaquillo; el proyecto vivienda Arboleda Santa Teresita, la ampliación de la Troncal Caracas y la Unidad Deportiva El Salitre, entre otros.

La Contraloría Distrital evidenció, en varios de estos procesos de contratación, debilidades en la planeación y ejecución de las obras contratadas; falta de acción de las interventorías y obras abandonadas por los contratistas, que han llevado a continuas prórrogas, suspensiones, modificaciones e incluso mayores costos para los bogotanos.

“Es importante fortalecer ese principio de planeación de las obras; que los diseños de pre-factibilidad y factibilidad garanticen un buen proyecto y que en la selección de los oferentes se haga un análisis detallado de su idoneidad, particularmente desde el punto de vista financiero. Debemos ser más rigurosos en la escogencia de los contratistas”, señala el Contralor de Bogotá.

A través de la vigilancia fiscal permanente, nuestro ente de control, bajo el marco constitucional y legal, ha realizado seguimiento a la gestión fiscal de las entidades del Distrito encargadas de ejecutar los recursos públicos y los consorcios que realizan las obras en aras de que los proyectos se pongan al servicio de la ciudad, pues cada peso cuenta en el bienestar de los bogotanos.

Los comentarios están cerrados.