Presidente Duque destaca 10 indicadores de la obra de su Gobierno

julio 12, 2022 4:52 am

–A 26 días de entregar el mando, el presidente Iván Duque hizo un balance parcial de su administración: » Yo podría mencionar muchos, pero hay diez indicadores, ¡diez!, que resumen con claridad nuestra obra de Gobierno», precisó en la entrega del Premio de Alta Gerencia 2022, que se efectuó este lunes en la Casa de Nariño.

Inicialmente destacó que el Plan Nacional de Desarrollo alcanza su mayor nivel de ejecución en casi 40 años.

«Al 7 de agosto tendremos un nivel de cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo del 81% y, a corte de diciembre, en el 86%; el de mayor nivel de ejecución en casi 40 años», dijo y luego presentó los diez indicadores: la educación, los aumentos reales en los salarios, el crecimiento económico, las mayores ventas de vivienda de interés social, la transición energética, la infraestructura, la entrega de más de 50 mil títulos de propiedad rural, la cobertura de programas sociales, el 30% del territorio colombiano declarado como áreas protegidas y la vacunación.

Y así explicó cada uno de estos logros:

-Primer indicador: este Gobierno ha logrado dar un paso trascendental en materia educativa.

No es solamente el mayor presupuesto para la educación; no es solamente dejarle al país 12.000 aulas y más de 253 colegios nuevos; no es solamente tener 600.000 estudiantes o más que se gradúen con doble titulación; no es solamente haber pasado del 12 al 20 por ciento en materia de cobertura de jornada única escolar, sino dejarle a Colombia la educación pública superior gratuita a los estratos uno, dos y tres, cubriendo el 97 por ciento de la matrícula de educación superior pública en nuestro país.

-Segundo indicador: Nosotros dijimos, desde el primer día, que íbamos a aumentar salarios y a bajar impuestos. En materia de aumentos de salarios, los aumentos reales acumulados del salario mínimo, en las cuatro ocasiones en las que tomamos esa decisión en cuatro años, fue del 11,4 por ciento. Es el Gobierno que más ha aumentado el salario mínimo en Colombia, en términos reales en casi 50 años.

Pero sumado a otro elemento. Que cuando dimos el aumento más significativo por encima del 10 por ciento el año pasado y un aumento real superior al 5 por ciento, llegaron siempre las voces que tratan de poner nubes negras sobre el panorama, y dijeron que ese aumento va a aumentar el desempleo, va a aumentar la informalidad y va a aumentar la pobreza.

Hoy podemos decir que después de haber hecho ese aumento, a hoy, no solamente tenemos el indicador de haber recuperado el 100 por ciento de los empleos perdidos durante la pandemia, sino que estamos registrando la menor tasa de informalidad laboral registrada por Colombia desde que llevamos ese indicador, y hemos logrado el mayor número de afiliados al sistema pensional en la historia de Colombia con 10,6 millones de afiliados. Luego, se podía hacer esa política social, hacerla fraterna con el trabajador y alcanzar importantes resultados.

-Tercer indicador: Logramos que durante este Gobierno, en promedio, en promedio, tuviéramos un crecimiento del 3,4 por ciento, aun teniendo el choque del año 2020.

Eso quiere decir que las políticas prepandémicas, pospandémicas y las tomadas durante la pandemia, que nos llevaron a tener el mayor crecimiento económico registrado por Colombia el año pasado, del 10,6 por ciento, dieron resultado.

Además, hemos registrado el mejor trimestre en términos de crecimiento económico en este siglo y este año estaremos entre las 3 economías que más van a crecer en todo el planeta.

-Cuarto indicador: Las mayores ventas de vivienda en la historia de Colombia y las mayores ventas de Vivienda de Interés Social en la historia de nuestro país, con más de 200.000 subsidios entregados, donde el 70 por ciento de los beneficiarios a corte de hoy son personas que tienen ingresos de menos de dos salarios mínimos legales mensuales y donde el 40 por ciento de los beneficiarios han sido jóvenes entre los 18 y los 28 años.

-Quinto indicador: Una transición energética sin precedentes, pasando de incipientes 28 megavatios de capacidad instalada en nuestro país de renovables no convencionales, a tener hoy asignados, instalados y en ejecución, cerca de 2.800 megavatios y 4.500 que se desarrollarán en los próximos 2 años.

En conclusión, es un salto exponencial y que es incontrovertible en nuestro país.

Sexto indicador: Estamos dejando inauguradas en términos de dobles calzadas, segundas calzadas y terceros carriles, el mismo o un número mayor de kilómetros que lo que se hizo en los primeros 30 años de concesiones viales en nuestro país.

Y aquí, hay varios de los gobernantes locales que han visto cómo en cuestión de, prácticamente, dos años, ya hemos inaugurado 10 vías de cuarta generación, que van desde Girardot-Honda-Puerto Salgar; Palmar-Cruz del Viso-Puerta del Hierro; que tocan después la vía de La Prosperidad, entre Cartagena y Barranquilla; que tienen que ver con Pacífico II en el Eje Cafetero. Esa es la cuarta.

La quinta es muy importante, las Vías del Nus; la sexta, la Transversal del Sisga; la séptima, que también es muy diciente, el proyecto Mar I; la octava, que es esta otra que comunica, Neiva-Espinal-Girardot; la novena, Conexión Norte, y la décima, Chirajara-Fundadores.

Eso es lo que hasta ahora se ha entregado y faltan ocho más. Y todas tienen una repercusión muy clara en la vida de los ciudadanos.

Séptimo indicador: También tiene que ver con la justicia social en Colombia. Superamos 50.000 títulos de propiedad rural entregados en nuestro país, lo que nos pone a la vanguardia en un cuatrienio con la mayor entrega de títulos de propiedad rural en nuestro país.

-Octavo indicador: La mayor inversión social que ha tenido Colombia y la mayor cobertura de programas sociales: Ingreso Solidario, Familias en Acción, Devolución del IVA, Adulto Mayor, Jóvenes en Acción, que lo pasamos de 120.000 a 700.000.

Eso quiere decir que, desde los últimos 20 años, desde que tenemos giros sociales, más del 50 por ciento de esos giros han ocurrido en este Gobierno.

-Noveno indicador: estamos dejándole a Colombia el 30 por ciento de su territorio declarado como área protegida, y vamos a estar a alrededor de un 37 por ciento en las áreas marinas y un 25 – 26 por ciento en el territorio continental. Esto es haber duplicado las áreas protegidas en nuestro país en cuatro años, anticipándonos ocho años a la meta global.

-Décimo indicador: Haber logrado para Colombia la mayor vacunación de la historia de nuestro país, y que Colombia hoy sea considerado uno de los países del mundo más sobresalientes en el índice de resiliencia para enfrentar la pandemia, según el índice global de Bloomberg. Somos el primero en América Latina y el Caribe, el segundo en las Américas y el doceavo en todo el planeta».

Duque advirtió que «estos diez indicadores podrían ser para muchos gobernantes —uno solo de esos diez— toda una obra de gobierno, pero aquí lo hicimos en medio de la adversidad. Y la gerencia pública es administrar y gobernar en medio de la adversidad, en medio de la escasez».

Y explicó: «Nos tocó a nosotros hacer esto en medio de una crisis migratoria. Nos tocó hacer esto en medio de una crisis de salud pública, en una crisis de empleo derivada de la pandemia, en una crisis económica derivada de la pandemia y hoy podemos decir que nuestro país salió adelante en este contexto».

Admitió, empero, que la administración pública también es ingrata. «Yo creo que todos los que estamos aquí sabemos las ingratitudes que trae consigo esta labor, porque al servidor público nadie lo aplaude, porque al servidor público nadie lo está reconociendo todos los días; al servidor público se le exige», indicó.

«Y cuando a alguien medio lo aplauden no falta la voz que dice: y porqué lo aplauden si es que ese es su trabajo. Esas son las cosas que suelen ocurrir. La administración pública tiene esos elementos», subrayó y concluyó su intervención haciendo las siguientes precisiones:

«De hecho, aquí, a pocos metros donde está la espada del Libertador Simón Bolívar, cada vez que yo paso veo la espada, saludo a los muchachos que hacen parte de la guardia de custodia de la espada de El Libertador.

Me pongo a pensar cómo en 1830 El Libertador Simón Bolívar salió de la ciudad de Bogotá, prácticamente insultado. Le gritaban ‘Longanizo’, y según narra el propio Luis Perú de Lacroix, le escupían en la cara.

Le habían negado su pensión, iba rumbo al ostracismo para poder llegar a la costa norte con la idea de tomar un barco e ir a Venezuela. Y en el trayecto, José Antonio Páez le negó la posibilidad de volver a Venezuela. Ya tenía tuberculosis, estaba muy afectado a sus escasos 47 años, y llegó a la casa de Joaquín de Mier en Santa Marta, hoy conocida como la Quinta de Bolívar, donde falleció.

Y decía El Libertador en aquel momento: que si su muerte contribuía para que cesaran los partidos y se consolidara la unión, el bajaría tranquilo al sepulcro.

Y El Libertador bajó tranquilo al sepulcro, sin recibir en ese momento ninguna gloria distinta a los santos óleos, que se los administró el párroco de la ciudad de Santa Marta.

A los pocos días, su edecán, que era Daniel Florencio O’ Leary, se aprestó a llegar al lugar y con inmenso dolor despidió a El Libertador.

Y se dedicó 10 años a recorrer toda la América buscando carta por carta las cartas que El Libertador había compartido. De ahí salieron 34 volúmenes. Su última edición fue publicada en 1985 por el Ministerio de Defensa de Venezuela. Y ahí está casi todo el arte epistolar del más grande de los hombres de América y, sobre todo, del más grande de los patriotas que nos dio la libertad y la República.

Y si eso pasó con quien nos dio la libertad y la República, imagínense qué no puede pasar con el resto de quienes estamos en la administración pública».

Los comentarios están cerrados.