Frente al aumento de infecciones respiratorias agudas, autoridades instan a vacunación contra influenza

julio 15, 2022 5:38 pm

Foto Canva // IB

Con la llegada del pico epidemiológico de influenza estacional, el cual suele darse entre los meses de abril y julio, las autoridades en salud encienden las alarmas ante el incremento, de un año a otro, en un 72 % de los casos reportados por infección respiratoria aguda (IRA).

Frente a lo anterior, de acuerdo con el boletín epidemiológico de la semana 23, del Instituto Nacional de Salud (INS), correspondiente a lo acumulado al 12 de junio, en el 2021 se presentaron 1.8 millones de consultas por esta causa en urgencias y consulta externa; mientras que, para el mismo periodo del 2022, el boletín epidemiológico de dicha semana indica que, con corte al 11 de junio, había un acumulado de 3.1 millones de colombianos que asistieron a los centros médicos por síntomas asociados a alguna enfermedad del tracto respiratorio.

“El incremento de 72 % es significativo y preocupa aún más teniendo en cuenta que, como lo anunció el Ministerio de Salud y Protección Social, estamos, al igual que otros países del mundo, ante un quinto pico de contagios por la circulación de una subvariante ómicron. En ese sentido, nos enfrentamos tanto a la influenza como al COVID 19, lo que podría saturar los servicios de salud en el país”, aseguró María del Pilar Ospina Quevedo, Gerente de Inmunización de Compensar.

Así mismo, según el INS, hasta la semana epidemiológica 14 de 2022 fueron notificados, al sistema de vigilancia, 2.028 casos de Enfermedad Similar a la Influenza (ESI) e Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG), con un aumento de 212 % en comparación con 2021[4], “estos pacientes ocupan las salas de hospitalización, así como también las unidades de cuidados intensivos e intermedios; de una patología que podría ser prevenible si la población accede al biológico que protege e inmuniza contra la influenza”, añadió Quevedo.

Los casos más graves son procedentes de 27 entidades territoriales departamentales o distritales y 176 unidades municipales; siendo Norte de Santander, Bogotá, Antioquia, Valle del Cauca, Guaviare y Nariño las entidades que representan el mayor número de casos con el 82,4 %.

La clave está en la vacunación.

La influenza sigue siendo uno de los mayores desafíos de salud pública del mundo. Cada año, se estima que hay mil millones de casos a nivel global, de los cuales de 3 a 5 millones son casos graves, lo que puede derivarse en 290 mil a 650 mil muertes respiratorias relacionadas con la enfermedad[6]; cifras que, en el contexto que vivimos por la pandemia de la COVID-19, pueden agravarse.

Frente a lo anterior, la vacunación anual es la forma más efectiva de prevenir esta enfermedad, así lo recomiendan los profesionales de la salud. De acuerdo con la Gerente de Inmunización de Compensar, la aplicación de la vacuna contra la influenza no sólo podría reducir el aumento de los casos de esta patología, sino también evitar más complicaciones que se pueden sumar a las relacionadas con el coronavirus que, en el caso colombiano, atraviesa por un quinto pico.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) insta a mantener la vacunación durante la pandemia con el objetivo de no sobrecargar los sistemas de salud con brotes de enfermedades inmunoprevenibles[7]. En esta línea, desde el Ministerio de Salud y Protección Social se invita a la ciudadanía a no descuidar los esquemas de vacunación, teniendo en cuenta que en Colombia la vacuna contra la influenza está incluida en el Plan Ampliado de Inmunización (PAI), y es suministrada de manera gratuita para menores de 2 años, mujeres gestantes, adultos mayores de 60 años y pacientes crónicos.

“El llamado es para los padres de todos los menores de dos años, gestantes, adultos mayores de 60 y, sobre todo, pacientes crónicos, quienes con la vacuna pueden protegerse contra eventos cardiovasculares agudos asociados con la influenza. Este mensaje es especialmente relevante para los cerca de 3 millones de diabéticos y 8 millones de hipertensos que residen actualmente en el país, quienes ya poseen, de base, un alto riesgo de complicaciones cardiovasculares.” puntualizó Quevedo. Igualmente, es importante que la vacunación en general, incluyendo la población de bajo riesgo y en entornos laborales, acceda al biológico.

Hay que tener en cuenta que, al igual que el COVID 19, el virus de la influenza tiene la propiedad de mutar constantemente, fortaleciéndose y atacando, de esa manera, al sistema inmune[8]; de ahí la importancia de acceder oportunamente al biológico para prevenir el desarrollo grave de la enfermedad. Asimismo, hay que tener en cuenta que, según las indicaciones entregadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se recomienda la administración simultanea de las vacunas, contra el coronavirus y contra la influenza, garantizando que se reduzca la morbilidad por ambas causas.[9]

Frente a lo anterior, “es importante que las personas acudan con su médico de confianza para recibir más información, consulten cuáles son los puntos de vacunación más cercanos, y se acerquen a las IPS vacunadoras para que, de esa manera, no sólo eviten contagiarse sino también contribuyan a que no se propague más el virus. La mejor protección, siempre será la vacuna y es un asunto que nos compete a todos”, finalizó diciendo María del Pilar Ospina, de Compensar.

Los comentarios están cerrados.