Gobierno acelera gestiones para frenar paro nacional agrario; Angelino Garzón se reúne con cafeteros

agosto 13, 2013 10:00 am

marcha1–En un nuevo intento para evitar que los cafeteros se sumen al paro nacional agrario, programado para este 19 de agosto, el vicepresidente de la Republica Angelino Garzónse reúne hoy con los dirigentes del movimiento promotor, denominado Dignidad cafetera. Independientemente, una segunda comisión gubernamental se reúne con los mineros, con el objetivo de finiticar los acuerdos alcanzados la víspera y evitar que se sumen al mismo cese de actividades, mientras una tercera delegación buscará definir acuerdos con los campesinos del Catatumbo.

Con el vicepresidente Garzón, participarán en el encuentro con los cafeteros los ministros de hacienda Mauricio Cárdenas y de Agricultura, Francisco Estupiñán, lo mismo que el presidente de la Federeración Nacional del grano, Luis Genaro Muñoz.

La reunión está programada para las 6 de la tarde en Bogotá y entre otras cosas los integrantes del equipo gubernamental buscará resolver los puntos del pliego de peticiones relacionados con el pago de subsidios y la compra de la cosecha cafetera que se comienza a recoger en la zona centro del país.

Aunque los directivos de los gremios empresariales han rechazado el paro nacional agrario, sectores de estas mismas organizaciones han anunciado su participación. Son ellos, los paperos, arroceros, cacaoteros, algodoneros, palmicultores y ganaderos.

En cuanto respecta a los mineros, en la ciudad de Medellín, se producirá un nuevo encuentro entre representantes del gobierno nacional y los dirigentes de Conalminercol, para culminar la negociación del pliego de peticiones, en el cual exigen la derogación del decreto 2235 que autoriza la destrucción de la maquinaria minera; la delimitación de áreas mineras para comunidades ancestrales; expedición de un nuevo decreto de legalización y la expedición de licencias ambientales para los mineros informales.

La reunión se realiza en medio de la tragedia ocurrida en el municipio de Cáceres, donde murieron siete personas arrolladas por un carro cuyo conductor trató de sobrepasar una barricada montada por los mineros en paro.

Precisamente hoy se están realizando los sepelios colectivos de las víctimas en el corregimiento Jardín, de Cáceres, y la ciudad de Sincelejo, capital de Sucre.

Las víctimas mortales fueron los mineros Heriberto Correa Rojo y Eduard de Jesús Álvarez Pereira; los comerciantes Félix José Doval y Alejandro Silva Hoyos y el contador público Never Antonio Ciprian Sabino.

El conductor de la camioneta que causó el trágico accidente, quien no dio positivo el examen de alcoholemia, fue dejado en libertad por el juez que conoció el caso, aunque sigue vinculado a la investigación de los hechos, informó el coronel Gustavo Chavarro, comandante de la Policía División Antioquia.

De otro lado, la situación en el Catatumbo no está aún solucionada, pues la Asociación Campesina del Catatumbo emitió hoy un comunicado en el cual afirma que el Gobierno “insiste en la violencia como solución a la problemática de los cultivos de coca, después de que fueran levantadas las protestas y movilizaciones para retomar las conversaciones”.

“Sin llegar a un acuerdo en este tema, uno de los puntos a discutir entre los labriegos y el Ejecutivo, se han desplegado grupos de erradicadores en los municipios de Tibú y Sardinata con la correspondiente acción militar”, indica el documento.

Añade que estas acciones “ponen en tela de juicio el proceso de diálogo con el Gobierno y no ayudan a la consecución de los acuerdos que requiere el Catatumbo”.

“Rechazamos la criminalización que se ejerce continuamente contra el campesinado de las zonas cocaleras y recordamos que el cultivo de esta plantación es la última alternativa que les quedó para poder sustentar a sus familias ante el abandono total y miserable del Estado”, precisa,

Finalmente, la Asociación Campesina responsabiliza al Estado por cualquier atentado contra la integridad del campesinado y exige el cese de las violaciones a los derechos humanos.

Deja un comentario