Manglares, Los ecosistemas más amenazados de la Tierra

septiembre 19, 2018 5:05 pm

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Los manglares se localizan circundando litorales, lagunas, ríos o deltas de 124 regiones y países, en una extensión de 152.000 kilómetros cuadrados, donde se encuentran la tierra y el mar.

En el mundo los manglares desaparecen aceleradamente; en toda la historia de la humanidad se ha perdido el 67% de estos ecosistemas, que son verdaderos bosques. “En los próximos 100 años podrían perecer casi todos los manglares no protegidos”, indica la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura ).
En América, los manglares del litoral Pacífico colombiano, son los más desarrollados y extensos, ocupando según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, 285.049 Ha, o de 348.649, conforme a estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). En América Latina y el Caribe hay unas 6 millones de Ha de manglares; Brasil y México, con Indonesia, Australia y Nigeria tienen el 50 por ciento del área total de manglar del mundo.
¿Dónde están los manglares, cómo son por dentro, por fuera y por debajo? El 90% de los manglares en el mundo se sitúan en países en vía de desarrollo. Caminado en un bosque de manglares, se encuentran variedad de mamíferos, reptiles, anfibios y aves (cocodrilos , serpientes, tigres, ciervos, nutrias, delfines). De los manglares se extrae agua, comida, forraje, miel, madera dura y resistente; se produce alcohol, arroz, acuicultura comercial, carbón vegetal, colorantes, fibras sintéticas, incienso, material para techos, plantas medicinales, papel para envolver cigarrillos, palo de fósforos, pegamentos y sal. En los sitios donde hay mucho lodo, en lo seco abundan helechos y hierbas que forman los llamados bosques perennes. Alrededor de los manglares, en Colombia viven miles de familias dedicadas a la pesca artesanal, captura de moluscos, crustáceos y camarones. Los manglares hacen las veces de un cinturón natural que defiende la costa. Debajo de los manglares, hay suficiente carbono orgánico y raíces que sirven a peces, mamíferos e invertebrados. Hay fango, bacterias, hongos y plantas acuáticas. Los manglares con los arrecifes tienen un inapreciable valor ecológico, económico y social. “Una manera típica de valorar los beneficios que ofrecen los arrecifes de coral y los manglares en materia de protección contra las inundaciones es preguntarse: ‘si pierdo esos hábitats, ¿cuál es el costo de sustituirlos por un dique o un rompeolas?’, dijo Michael Beck, científico marino principal de The Nature Conservancy. Ciertos beneficios de los manglares son alimentar a millones de personas, acoger especies marinas en peligro, absorber 5 veces más el gas carbónico que otros bosques, defender a las costas de inundaciones y erosión originadas por el viento, olas, arrecifes de coral y corrientes de agua. Los manglares regulan la calidad del agua costera, protegiendo la costas de huracanes, tormentas y tsunamis. En el ocurrido en el Océano Índico en 2004, gracias a los manglares las víctimas minimizaron. La lista de las bondades de los manglares es larga. “El mangle es un arbusto o árbol leñoso, perteneciente a las rizoforáceas. Tiene frutos, de tres a cuatro metros de altura, aunque a veces alcanza unos 15 metros o más” (Wikipedia). Siendo particularmente importante los manglares “en cuanto a la atenuación de los efectos del cambio climático”, señala la UNESCO.
Los manglares o bosques costeros están mayormente amenazados por deforestación que otros bosques ( principalmente en Brasil, Indonesia, Pakistán, Australia y México); por extensión de la frontera urbana, por contaminación, por subida del nivel del mar y por obras de infraestructura vial sin planteamientos razonables. Algunas veces escogen el nombre de esos ecosistemas que posiblemente afectaron, para nombrar obras como El viaducto Gran Manglar que une a Barranquilla con Cartagena y empalma con el túnel de Crespo. Al respecto el anterior gobierno dijo que con esa obra no se había afectado el ecosistema manglar de la Ciénaga de la Virgen. En Colombia los manglares en la Sierra Nevada de Santa Marta , la Isla de Salamanca y el Canal del Dique, no es que sean un modelo a seguir de protección; pese a que el MinAmbiente los tiene como un “ecosistema irremplazable y único”. En general en los más de un centenar de países mencionados, la inversión oficial es mezquina para protegerlos, evitando su degradación. La bibliografía también atribuye la destrucción de los manglares a la pobreza. En Brasil y Cuba los manglares son sometidos permanentemente a labores de saneamiento, limpieza y plantación. También hay noticias buenas. En Colombia en muchos sitios costeros el manglar crece en armonía con la población y el ecosistema.
Sobre el tema de manglares, que en lengua SIA significa ‘Los pies que nos cuidan’, hay escasa información. Los estudios más completos que se hayan hecho sobre los manglares, se adelantaron en 121 países y se revelaron en Roma en 2003 por la FAO, y posteriormente el Atlas Mundial de los Manglares. En el primero se señala que “el crecimiento demográfico de las zonas costeras ha conducido a la destrucción de manglares para crear infraestructura, producir arroz o sal y acuicultura comercial”. El autor del Atlas, doctor Mark Spalding, precisó que “Los manglares son la ilustración extrema de por qué los seres humanos necesitan la naturaleza”.
@luforero4

Deja un comentario