América: Potencia mundial del “mineral rojo”

julio 18, 2019 11:13 am

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Chile y Perú superan con creces a las dos economías más grandes del mundo en producción de cobre; alcanzando el primero el año pasado 5,8 millones de toneladas métricas producidas, seguido de Perú con una cifra de aproximadamente 2,4 millones de toneladas métricas; en tanto que China llegó a 1.600, y los Estados Unidos de América con Congo en África a 1.200;

cifras que convierten a la dupla de países suramericanos en las principales potencias mundiales de producción del elemento químico de número atómico 29. Zambia en África, figura entre las cinco primeras naciones del mundo en cuanto a reservas, capacidad de refinado y producción de cobre, de acuerdo a la OMC (Organización Mundial del Comercio).
El metal rojizo, el cual no se encuentra en estado de pureza, fue uno de los primeros metales que usó el hombre, y ahora es uno de los cinco minerales que la humanidad requiere para un futuro bajo en carbono. Por sus propiedades de ser “el mejor conductor no precioso de calor y electricidad del planeta” (RioTinto); duro y a la vez blando, reciclable, resistente a la corrosión y no magnético; el cobre, cuyo nombre procede de la isla de Chipre, donde se encontraba una de las minas más antiguas de este metal, es utilizado en numerosos sectores de la economía. Según la estatal chilena Codelco (La Corporación Nacional del Cobre de Chile) la construcción es uno de los sectores que más demanda cobre; igualmente está presente en los hogares, oficinas, vehículos, en el cuerpo humano (músculos, huesos e hígado), en la industria de energía eléctrica, TICs, monedas, joyería y agricultura: por sus propiedades antibacterianas es empleado en productos que protegen la salud de las personas; en suma, el cobre es fuente de energía renovable. La ONUAA, más conocida como FAO (La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), indica que “Alguna evidencia sugiere que la carencia de cobre ocasiona anemia en niños prematuros”. En las competiciones deportivas las preseas más apreciadas son el oro, la plata y el bronce, éste último resultante de la aleación de cobre y estaño. El “oro rojo” a diferencia de muchos elementos de la tabla periódica, tiene un papel preponderante con la Edad de cobre, cobrando y eternizando su posición en los anales de la humanidad. En estado natural el cobre es rojizo, como una especie de marrón anaranjado; al aire es rojo violeta o verde azuloso.
En el año 1.000 a.C, con el surgimiento del hierro se supuso el decaimiento del Cu; ocaso que Chile al igual que EE UU de América han padecido como primeros productores de cobre. A mediados del siglo XIX Chile era uno de los principales productores mundiales de Cu, puesto que perdió y recuperó con el aumento de los impuestos a las empresas de la “gran minería de cobre” y a su nacionalización en 1971. Actualmente la minería del cobre es desarrollada en el país austral por empresas privadas y una del Estado: Codelco, la minera de cobre más grande del país y la principal productora de este metal en el mundo, que en cerca de medio siglo de nacionalización ha producido más de 63 millones de toneladas de cobre y aportado al país US$ 114 mil millones. Los principales focos productivos son Los Pelambres, Chuquicamata, la mina Minera Escondida, Los Bronces, y El Teniente, que dispone de una camioneta minera eléctrica para el interior de la mina.
Por su parte Perú, segundo productor mundial de cobre, tiene tres de las cinco minas más grandes del mundo: Antamina, el primer productor nacional cuprífero al extraer la cuarta parte del cobre nacional; Cerro Verde en Arequipa, controlada por Freeport McMoRan, y Las Bambas, que produce cobre fino, en donde este año se presentaron bloqueos de vías de parte de la comunidad campesina de la Región Apurímac. El año pasado en el país inca el cobre fue el único metal que registró alta en la producción; frente a márgenes negativos del oro, plata, plomo, zinc, hierro y molibdeno. En mayo de 2019 la producción nacional de cobre reportó un crecimiento de 1.9%, en comparación con el 2018, según el Ministerio de Energía y Minas (Minem). Arequipa, Áncash y Apurímac son los departamentos que producen más cobre.

En Colombia, donde se apuesta con varios proyectos como en Natagaima (Tolima), Mina Vieja; en la vereda Trinidad, municipio de Duitama; en Puerto Libertador, Córdoba; La Equis y «El Roble», de la canadiense Ático Mining Corp; la industria cuprífera con una producción de concentrados de cobre para el año 2014 de 19.000 Ton, “se encuentra lejos de los grandes productores de cobre”, indicó la Agencia nacional de minería. El Servicio Geológico Colombiano (antes Ingeominas), estableció que el país cuenta con ambientes geológicos favorables para la existencia de depósitos de cobre, principalmente en los departamentos de Córdoba, Chocó, Nariño, Antioquia, La Guajira y Cesar. Del año 2014 al 2017 la producción de Cu en Colombia se duplicó, pasando de 4118 toneladas a 9355.
En el mundo fuera de que algunos pelan y muestran el cobre, su precio ha caído en las dos últimas semanas por los rumores de aranceles que anuncia insistentemente Donald Trump.
@luforero4

Deja un comentario