¡Goebbels vive!

octubre 20, 2014 6:35 pm

mauricio-botero-caicedo Por Mauricio Botero Caicedo
Paul Joseph Goebbels, quien nació en Rheydt, Renania del Norte-Westfalia, Alemania el 29 de octubre de 1897 y murió en Berlín, Alemania el 1 de mayo de 1945, según Wikipidia “fue un político alemán, ministro de propaganda de la Alemania nacionalsocialista, figura clave en el régimen y amigo íntimo de Adolf Hitler. Su función consistía en controlar todos los medios, la radio, televisión, cine, literatura, etc.

Asimismo debía impedir que saliera a luz la información del exterior. Era también el encargado de promocionar o hacer públicos los avisos del gobierno. Usó mucho lo que hoy en día se conoce como el marketing social, ensalzando muchos sentimientos de orgullo, promoviendo odios y convenciendo a las masas de cosas muy alejadas de la realidad.”

Se trae a colación el nombre de Goebbels a raíz de la ‘Primera Encuesta sobre Felicidad y Satisfacción’ a los bogotanos, donde según la Alcaldía, “el 72% de los ciudadanos dijeron sentirse satisfechos de vivir en la capital.” “Es un mensaje directo de la ciudadanía, que pide que seamos más solidarios, que podamos servir a los demás. Debemos empezar a construir confianza desde la familia, el barrio, la localidad. Una ciudad con posibilidades para todos”, puntualizó la Secretaria Distrital de Gobierno, Gloria Floréz Schneider. Esta encuesta, como el lector lo ha podido deducir, fue hecha por la Secretaría de Gobierno de Petro. Para el autor de esta nota, los encargados de propaganda de la Alcaldía han dejado a Goebbels como un enano al lado de ellos.
A la luz de dicha encuesta, entidades serias como esta emisora, han hecho una encuesta cuyos resultados son casi diametralmente opuestos. Cuando se les hace a los encuestados la siguiente pregunta: “Según encuesta de la alcaldía de Bogotá, el 77 % de los bogotanos dice ser feliz viviendo en la ciudad. ¿Cree Ud. que es cierto?”, responden:
Si (31%)
No sabe/ No responde (2%)
No (67%)

En resumen, el 67% considera que la encuesta es una farsa, un montaje, una vil mentira que ha sido propagada por la Alcaldía en el mejor estilo de Goebbels. En esta ciudad donde prácticamente todo es un caos, desde la recolección de basuras hasta los infinitos trancones, afirmar que el 72% de los ciudadanos son felices en Bogotá, es una acto de manipulación que despertaría la envidia del alemán. Para Petro y sus adalides, Goebbels no ha muerto!

2 Respuesta sobre “¡Goebbels vive!”

  1. Arturo Pineda en octubre 20th, 2014 11:34 pm

    LAS BARBARIDADES DE LA DERECHA: ¡COMIENZAN A LADRAR LOS PERROS!

    «Si los perros ladran es señal de que avanzamos», famosa frase que le endilgaron a Cervantes en su novela El Quijote…, pero que según Schopenhauer es de Goethe; para el caso es lo mismo que la haya dicho el uno o el otro. Lo cierto es que encaja en este comentario y de qué manera. Antes esa posibilidad, a la que me voy a referir, muchos latinoamericanos la veían como algo impensable; entre otras cosas no sé por qué, dado que ejemplos al respecto tenemos más de uno: Panamá, Guatemala e incluso el mismo México, pueden servirnos de modelos.

    Resulta que en días pasados, el portal Vanguardia.com.mx – http://www.aporrea.org lanzó al mundo cibernético una noticia que es como para ponerle los pelos de punta al más optimista. Según el sitio web, la escritora estadounidense Ann Coulter, reconocida militante de la derecha de este país, no tuvo pelos en la lengua para manifestar en el programa Hannity, trasmitido por la cadena Fox News, que para solucionar el problema de inmigración ilegal con México, el gobierno americano debía seguir el ejemplo de Israel, esto es bombardear a dicho país, habida cuenta que en esta frontera como en aquella, existían cientos de túneles por donde, al igual que allá, pasaban drogas, armas e inmigrantes, llegando a decir incluso que los mejicanos de esa manera estaban invadiendo a los Estados Unidos. Si eso comienzan a proponer con México, que a la hora de la verdad no es sino un muy buen mercado para sus productores de armas y consumidores de droga, ambas vendidas y comparadas a la mafia mexicana hasta por los mismos organismos de seguridad estadounidense. De la droga si bien es cierto se produce de este lado, su financiación y consumo se da allá y no precisamente por los sectores populares que no llegan a consumir sino una cocaína de baja calidad, cuando no bazuco, porque la de alta pureza sólo la pueden esnifar, por su alto costo, las élites. Pero por esas extrañas y paradójicas cosas de la vida, para la derecha estadounidense los mafiosos están únicamente del lado mexicano, mejor dicho de ahí para abajo. Y de los inmigrantes ni hablemos; más explotados no pueden ser, a más de perseguidos mediante una odiosa política de discriminación racial existente en el tan cacareado Estado, portaestandarte de la libertad, la igualdad y la justicia en el planeta. Y como decía, si esto se atreven a proponer algunos de sus ciudadanos, contra uno de sus aliados más reconocidos en el área, qué podrán estar pensando en relación con aquellos países que no les caminan y sobre todo ricos en hidrocarburos. Pero como si la anterior locura no fuera suficiente, también añoró la posibilidad que Benjamín Netanyahu, «el matarife de Gaza», fuera presidente de los EEUU, ya que podría resolver los problemas existentes en la frontera mexicana de la manera como ha resuelto los suyos en la frontera con Gaza. Obviamente que no se puede esperar más de una persona que justifica la masacre de Gaza, aduciendo que los que allí han muerto lo han sido por estar asociados con terroristas, incluidos los cientos de niños menores de cinco años asesinados en los inhumanos bombardeos.

    Lo acaecido en los últimos tiempos en el mundo, primero Irak con Hussein, luego Libia con Kadaffi, más tarde Siria, posteriormente Ucrania, nos recuerda aquel famoso poema de Bertolt Brecht que más o menos dice: «Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista; luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío; luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista; luego cuando vinieron por mí, ya era demasiado tarde».

    En Colombia, para ventura de ella, los perros también han comenzado a ladrar, lo que viene sucediendo hace rato en varios países de América Latina. Y digo para su ventura, porque antes la derecha se camuflaba en los dos partidos tradicionales, el conservador y el liberal, lo que no permitía identificarlos ni a ellos ni a sus intereses de manera clara y precisa. La Nación no tendrá cómo agradecerle semejante favor al «Innombrable», quien fue, en última instancia, determinante para rasgar el velo y mostrar el verdadero talante de ese sector político conocido como «la Derecha». El panorama político del país se ha aclarado de tal manera, que ya no hay duda que la lucha política en nuestro país es entre una ideología de derecha y otra de izquierda, entre unos que opinan que las cosas como están van muy bien, ya que lo obvio es que unos pocos lo tengan todo y que la gran mayoría no tengan ni qué comer, siendo una buena muestra de este grupo la célebre representante a la Cámara María Fernanda Cabal, esposa de José FelixLafourie el ultraconservador presidente de Fedegán, autora ella del trino de un Gabriel García Márquez acompañando a Fidel Castro en el infierno; mientras los segundos consideran que no se puede continuar con una visión tan egoísta de la vida y por tanto se hace necesario un cambio profundo en las relaciones socioeconómicas existentes en este país, que durante largo tiempo fue del Sagrado Corazón de Jesús, pero que al parecer a su sociedad inmersa en una especie de fundamentalismo religioso, no le ha servido de mucho, ni en su proceso de paz.

  2. Eugenio Taboada en octubre 21st, 2014 6:50 pm

    ¿Cuántos años no llevan ladrando los perros de la izquierda mamerta y retardataria?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *