Las gorditas y gorditos de Botero en Medellín aparecieron con tapabocas por la contaminación

abril 8, 2016 10:23 am

MEDELLIN- BOTERO 01–Luciendo tapabocas amanecieron este viernes las 23 esculturas del maestro Fernando Botero en la ciudad de Medellín en desarrollo de una campaña promovida por el colectivo “La ciudad verde” frente a la crítica situación de contaminación que ha registrado en los últimos días la capital antioqueña.

Según los promotores, los tapabocas fueron diseñados a la medida de las esculturas para resaltar lo que está pasando en la ciudad por efectos de la excesiva contaminación.

“Las esculturas se ponen tapabocas preocupadas por la mala calidad del aire de Medellín y el Valle de Aburrá”, trinó La Ciudad Verde.

MEDELLIN-BOTERO 11
“Llevamos 30 días con altísima contaminación. Tenemos una chimenea prendida con la salida tapada y nos estamos chupando el humo, pero aún no tenemos medidas de fondo para resolverlo, declaró Carlos Cadena, uno de los voceros de la campaña, la cual también es auspiciada por los organizadores del Foro de Ciudades Bajas en Carbono a realizarse en octubre próximo en Medellín.

MEDELLIN- BOTERO 02MEDELLIN-BOTERO 3

“No puede ser que aún sigamos teniendo una persona por cada carro o moto, y que sigamos con esos buses chimenea. Las condiciones meteorológicas nos están ayudando a solucionar la situación, pero si no hacemos algo, en febrero del año entrante estaremos igual”, precisó Cadena en declaraciones que reproduce el diario El Colombiano.

MEDELLIN- ESTATUA 1La situación de la contaminación en Medellín llegó a tal dimensión que el alcalde Federico Gutiérrez prohibió por decreto a los ciudadanos realizar actividades físico deportivas al aire libre, esto es, en las ciclovías o las clases de educación física en los colegios.

La restricción ya fue levantada, pero el jefe de la administración municipal no descarta que se vuelva a imponer si sigue el problema.

MEDELLIN- ESTATUAS BOTERO
Los activistas de La Ciudad Verde y otros colectivos ambientalistas piden medidas de fondo.

MEDELLIN- BOTERO 00
Al efecto, el colectivo reseña que “Medellín necesita decisiones valientes” e incluye varias propuestas en el siguiente reporte:

Desde el 8 de marzo en Medellín y el Valle de Aburrá vivimos una emergencia ambiental. El aire que respiramos está afectando la salud de todos, porque tiene niveles de material particulado (PM2.5 y PM10) que se consideran dañinos para todos los grupos poblacionales.

El problema no es nuevo, Medellín es la ciudad más contaminada de Colombia y una de las más contaminadas de América Latina (OMS, 2015). Según la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, las enfermedades respiratorias cobran alrededor de ocho víctimas mortales diarias en nuestra ciudad y en el primer trimestre de 2016 las consultas por enfermedades respiratorias aumentaron 20% en Medellín, llegando a 138 554 personas.

Según el Plan de Descontaminación del Área Metropolitana, los vehículos particulares son culpables de más del 78% de la contaminación atmosférica en el Vallé de Aburrá, a lo que se le suman factores climáticos externos que agravaron la emergencia.

No podemos esperar más. Necesitamos acciones concretas a corto, mediano y largo plazo para mejorar la calidad del aire. Estamos dispuestos a acompañar a la Alcaldía y el Área Metropolitana con acciones desde la ciudadanía. Estamos convencidos de que necesitamos decisiones valientes para construir la ciudad que soñamos. Estas decisiones podrán no ser las más populares inicialmente, pero se hacen necesarias si se quiere priorizar la salud y el bienestar de la gente. Además, es una oportunidad para reflexionar sobre la movilidad sostenible y nuestros hábitos de transporte. Desde La Ciudad Verde proponemos las siguientes acciones para mejorar la calidad del aire en la ciudad:

1. Día sin carro y moto hasta que mejore la calidad del aire:

El 78% de las emisiones de gases al aire en la ciudad provienen de fuentes móviles, y el 90% de las mismas son causadas por carros y motos particulares. Para atacar el problema de forma efectiva se debe restringir el uso de los automóviles particulares y motocicletas hasta que los niveles de calidad del aire sean aceptables de acuerdo a los estándares de la de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se propone que ese día sin carro se mantenga cada vez que se registren más de tres días seguidos con registros de calidad del aire por encima de los estándares sugeridos por la OMS. Esto podría ser costoso políticamente, pero lo sería más aún la pérdida de más vidas humanas.

Para que esta propuesta funcione, se debe acompañar de alternativas amplias de transporte colectivo y no motorizado, así como transporte colectivo gratuito, carriles exclusivos para transporte colectivo, o vías temporales sólo para ciclistas. Medidas similares se han tomado en París, México y Beijing a corto plazo para disminuir la contaminación del aire.

Esta medida debe ir acompañada de una amplia campaña comunicativa que visibilice la importancia de la corresponsabilidad ciudadana a través de nuestras decisiones de transporte.

Una vez superada la crisis, se podrían implementar cobros por congestión y/o ampliación de las regulaciones para el parqueo, para regular el uso del carro y la moto, sin recurrir únicamente a la prohibición. Otra estrategia que cada vez se hace más necesaria es restringir o cobrar el ingreso al centro en carros o motos.

2. Un Plan de Desarrollo que priorice la Movilidad Sostenible y la reducción de emisiones.
El AnteProyecto del Plan de Desarrollo debe priorizar al peatón, a la bicicleta y al transporte público.

Lamentablemente el anteproyecto destina sólo el 2,6% del presupuesto de movilidad para medios no-motorizados (75 mil millones de pesos), mientras que el Plan de Ordenamiento Territorial de 2014 establece que alrededor de un tercio de las inversiones en movilidad deben ser destinadas a la movilidad no motorizada. El peatón y la bicicleta son los modos de transporte que menos contaminan en la ciudad, y consecuentemente deben ser una prioridad.

Necesitamos aumentar el número de ciclorutas. El Plan Maestro de la Bicicleta propone construir 400 km de ciclorrutas en la ciudad para cumplir la meta del Plan de Ordenamiento Territorial de 5% de viajes diarios en este modo. Sabemos que es preciso aumentar el crecimiento del sistema de EnCicla y sin embargo, aún no hay claridad acerca de los detalles específicos en este respecto por parte de la Alcaldía actual en el AnteProyecto.

Reconocemos en el AnteProyecto una apuesta valiosa por la movilidad sostenible. Sin embargo, este Anteproyecto propone la construcción de más vías y puentes para vehículos en El Poblado donde se encuentra el mayor número de vehículos en la ciudad. Esto causará en un futuro muy próximo más congestión y contaminación en la ciudad, en vez de presentar una alternativa lo suficientemente potente para que quienes viven al sur de la ciudad decidan usar medios limpios y eficientes.

Si se quiere desincentivar el abuso de los vehículos particulares, se debe reducir el espacio disponible para ellos a la vez que se aumentan y se hacen más atractivas las alternativas de transporte. La implementación de carriles de “Solo bus” o de “carpooling” (transporte compartido) en las vías principales son una forma incentivar que se compartan los vehículos al tiempo que se mejora el servicio de transporte público de los buses, haciendo que más personas se muevan de manera más eficiente.

Este plan debe considerar la posibilidad de un “cobro por congestión” para financiar las iniciativas de transporte público e incentivar la reducción del uso del vehículo particular; para circular en hora pico, los conductores de vehículos tendrían que pagar para cubrir las externalidades ambientales y sociales que generen.

Se deben ampliar las Zonas de Estacionamiento Regulado (ZER) para que los recaudos por parqueo se vayan para la movilidad sostenible y no para actores informales que en muchas ocasiones se mueven en la ilegalidad y el crimen.

El AnteProyecto no incluye indicadores globales a favor de la movilidad sostenible en su capítulo de movilidad. No se propone meta al 2019 ni en tiempo, ni en modos de desplazamiento. Si queremos un cambio en la movilidad necesitamos que este plan incluya metas concretas.

Una vez superada la crisis, se podrían implementar cobros por congestión y/o ampliación de las regulaciones para el parqueo, para regular el uso del carro y la moto, sin recurrir únicamente a la prohibición. Otra estrategia que cada vez se hace más necesaria es restringir o cobrar el ingreso al centro en carros o motos.

Esta medida debe ir acompañada de una amplia campaña comunicativa que visibilice la importancia de la corresponsabilidad ciudadana a través de nuestras decisiones de transporte.

Para que esta propuesta funcione, se debe acompañar de alternativas amplias de transporte colectivo y no motorizado, así como transporte colectivo gratuito, carriles exclusivos para transporte colectivo, o vías temporales sólo para ciclistas. Medidas similares se han tomado en París, México y Beijing a corto plazo para disminuir la contaminación del aire.

El 78% de las emisiones de gases al aire en la ciudad provienen de fuentes móviles, y el 90% de las mismas son causadas por carros y motos particulares. Para atacar el problema de forma efectiva se debe restringir el uso de los automóviles particulares y motocicletas hasta que los niveles de calidad del aire sean aceptables de acuerdo a los estándares de la de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se propone que ese día sin carro se mantenga cada vez que se registren más de tres días seguidos con registros de calidad del aire por encima de los estándares sugeridos por la OMS. Esto podría ser costoso políticamente, pero lo sería más aún la pérdida de más vidas humanas.

3. Soñamos con un sistema de transporte integrado

La implementación del sistema público de transporte no debe dilatarse más, un sistema integrado es clave para la movilidad sostenible. Esto requiere avanzar con la implementación de una tarjeta de transporte única en la ciudad con la integración de los buses en la ciudad.

En los próximos años se deben priorizar la construcción de modos de transporte público en la Avenida 80 y la Avenida de El Poblado. También finalizar los metrocables en Picacho, y en el corredor de Ayacucho. El AnteProyecto no hace referencia a la troncal para la Avenida de El Poblado, y no deja claro cómo se asegurará que el Transporte Público Medellín (TPM) se convierta en un ejemplo de integración y reducción de emisiones.

El AnteProyecto no incluye ningún punto sobre incentivos a la transición hacia la movilidad eléctrica. No menciona:

Obligar a transportadores de tener un porcentaje de buses eléctricos.
Promover incentivos tributarios para la transición hacia la movilidad eléctrica.
Gestionar los sistemas de carga (red).

4. Una ciudad compacta y un centro respirable.

Los indicadores de Calidad del Aire en Medellín muestran una alta contaminación del aire en el centro de la ciudad con una concentración en el Museo de Antioquia.

Proponemos la consolidación de un centro peatonal con la construcción de espacio camibles en la Carrera Bolívar, La Playa y Córdoba. Apoyamos la propuesta en el AnteProyecto de priorizar el centro de la ciudad. Necesitamos acciones para promover una movilidad no-motorizada en el centro de la ciudad y crear un mejor acceso al centro con transporte sostenible.

La idea de la ciudad compacta está plasmada en el POT, y es primordial para garantizar el acceso al transporte público y fomentar la movilidad no-motorizada. Los proyectos estratégicos de ciudad, como los Parques del Río y el Jardín Circunvalar, deben implementarse de forma rápida por la administración. Estos proyectos están contemplados en el Plan Bio2030 y el Plan de Ordenamiento Territorial de Medellín.

5. No seguir construyendo más vías y puentes para vehículos.

Está comprobado que la construcción de grandes vías sólo trae mayor congestión. Si seguimos invirtiendo inequitativamente gran parte del presupuesto público en infraestructura sólo para motorización individual, entonces eso será lo que conseguiremos: más carros y motos en las vías, y en consecuencia más contaminación.

Deja un comentario