PLACA Y BILLETE EN CAJA

julio 31, 2019 7:18 pm

Por: Diego Calle Pérez.
CORTO Y PUNTUAL
Pasa en Boyacá, en el Valle, en Quindío, en Risaralda, en Antioquia, en Arauca, llegaron las multas por no acatar la restricción de pico y placa. Casi nadie sabe: ¿Qué es un comparendo? Ni idea, ni se lee la Constitución Política, abusan de los infractores, si son buñuelos, en muchas partes la señal amarilla da multa y en otras alerta. No se ponen de acuerdo para cobrar y dicen que los códigos son nacionales. El Manual del Tránsito es un libro de letra menuda que se consigue en el bazar del libro, solo cuando te multan.

Los ciclistas deberán acatar las normas de tránsito, según las estadísticas, mueren más motociclistas que los que asesinan por las plazas de vicio. La vía, el vehículo y el factor humano son vitales, pero los huecos y el pésimo mantenimiento de las calles son los culpables de tanto accidente, más no dicen nada nuestros senadores y alcaldes manejando el fisco municipal.

Se habla se sensibilizar y muestran videos, hacen referencia a casos especiales donde mueren los ocupantes de un medio de transporte, y en los cursos que se deben cumplir, para el descuento de la multa, no reconocen que un país como el nuestro, no tiene moral para exigir, los guardas de transito hasta gritan al ciudadano.

Las causas de accidentalidad en Colombia, aumentan por la irresponsabilidad del mismo Ministerio de Transporte, que se preocupa por generar más negocio con las fotomultas. No hay claridad en las señales de tránsito y se cambiaron de secretaria de tránsito a movilidad para poder jubilar y colocar en provisionalidad los cargos vacantes. Entre tantas normas y leyes apenas se conocen las que hacen doler el bolsillo del ciudadano: ley 769 del 2002, ley 1383 de 2010, Ley 1843 del 2017 referente al negociado del la foto detección, Resoluciones como la 718 del 2018, la 3204 del 2010, la de los cascos 1734 del 2004, la ley 1696 del 2013 llamada: “usted no sabe quién soy yo” y con la rasca encima. Ley 1811 del 2016 para el uso de la bicicleta y con razón se aumenta el robo.

En conclusión, ese pico y placa, es un imaginario colectivo, que se supieron inventar y diseñar para no tener el personal, que se debe contratar y vincular para ayudar a movilizar una ciudad que no fue creada para andar en carro, sino en mulas de carga y silla. Placa y billete en caja.

Deja un comentario