Nuevo escándalo de ‘chuzadas’ habría provocado la salida del general Nicacio Martínez

enero 11, 2020 1:00 pm

Tags de esta nota:

La Revista Semana en su última edición publicó un informe especial que saca a la luz un nuevo caso de interceptaciones ilegales, la cual habrían sido la verdadera razón del retiro del excomandante del Ejército, general Nicacio Martínez.

Según el informe de Semana, los organismos de inteligencia de Estados Unidos supieron del uso de un par de sofisticados equipos técnicos para fines ilegales.

«Unidades del Ejército se han dedicado en el último año a desplazar a sus unidades móviles y utilizar sus equipos de última generación para saber en qué andan algunos periodistas, políticos, magistrados, e incluso coroneles, generales y comandantes de otras fuerzas», indicó el informe de la revista Semana.

De acuerdo con la publicación, entre los afectados con estas escuchas ilegalesestarían magistrados de la Corte Suprema, congresistas, gobernadores y reporteros de Semana que el año pasado recibieron amenazas.

«Por la misión y los blancos, estos (seguimientos) estaban orientados a temas estrictamente políticos, lejos de nuestra misionalidad y en los cuales no deberíamos inmiscuirnos», aseguró un suboficial entrevistado por el semanario y cuya identidad no fue revelada.

Uno de los objetivos era la magistrada Cristina Lombana, quien hasta mayo tuvo a su cargo el caso en curso contra el expresidente y senador Álvaro Uribe por presunta manipulación de testigos.

Uno de los militares involucrados afirmó que se les ordenó entregar la información sobre Lombana «directamente a un reconocido político del Centro Democrático».

La publicación asegura que las irregularidades llegaron a oídos del ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien por ello habría pedido la baja del comandante del Ejército, general Nicacio Martínez.

Martínez, cuestionado por violaciones a los derechos humanos, dejó el puesto el 27 de diciembre alegando razones personales y en medio de elogios del presidente Iván Duque.

Según Semana, el excomandante ordenó la entrega de dos equipos de espionaje a dos coroneles, uno activo y otro retirado, que no habrían sido utilizados para misiones oficiales.

«Sabemos que fueron utilizados para actividades políticas. Después de tres meses los devolvieron (finales del año pasado) sin ningún registro de lo que hicieron», dijo a la publicación un alto oficial de inteligencia militar.

La revista asegura que las escuchas se hacían desde guarniciones militares o con unidades móviles de espionaje, e indica que tuvo acceso a fotografías, documentos secretos, videos de seguimiento y más de una docena de fuentes directas.

Deja un comentario