Las cifras de la mortalidad causada en Colombia por el Covid-19, según el seguimiento del DANE

febrero 5, 2021 5:10 am

–Entre el 2 de marzo de 2020 y el 17 de enero de 2021 se presentaron 55.271 muertes por COVID-19 confirmado y 14.391 por COVID 19 sospechoso, con un promedio diario de 172 defunciones confirmadas y 45 sospechosas. En la semana comprendida entre el 3 y el 9 de agosto de 2020 se presentó la mayor cantidad de muertes semanales por COVID-19 confirmado, con 2.512.

Así lo precisa el informe del seguimiento de defunciones por Covid-19 elaborado por el DANE, el cual estable, entre otras cosas, que en la semana entre el 11 y el 17 de enero de 2021, se presentaron 2.269 muertes por el virus, la cifra más alta en desarrollo de la pandemia.

El 85,9 % de las muertes por COVID-19 confirmado se concentran entre las personas mayores de 55 años y en cuanto a las muertes por COVID-19 sospechoso, el 80,5% se concentra en ese grupo de edad.

Por ciudades, Bogotá concentra el 22,2 % de las muertes por COVID-19 confirmado y el 20,3 % de las defunciones por COVID-19 sospechoso.

Por departamentos, Amazonas registra la mayor tasa de mortalidad por COVID-19 tanto confirmado como sospechoso, con 234,1 fallecidos por cada 100 mil habitantes.

En Antioquia se presentó el 10,9 % de las muertes confirmadas por COVID-19 y el 9,6 % de las sospechosas.

La tasa de mortalidad por COVID-19 confirmado y sospechoso es de 125,7 fallecidos por cada 100 mil habitantes.

En la población mayor de 60 años, esta tasa es de 716,7 fallecidos por cada 100 mil habitantes.

El 87,8 % de las muertes asociadas a COVID-19 se concentran en los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3.

Estos son otros apartes fundamentales del informe de seguimiento del DANE:

Un total de 274.395 defunciones por todas las causas fueron reportadas en Colombia en el periodo comprendido entre el 2 de marzo de 2020pr y el 17 de enero de 2021pr. De estas, 55.271 fallecimientos fueron registrados por COVID-19 confirmado, 14.391 por COVID-19 sospechoso, y 5.751 por neumonía e influenza.

En este mismo periodo, las semanas 32 (agosto 3 al 9) y 31 (julio 27 a agosto 2) de 2020 presentaron las mayores proporciones de decesos por COVID-19 confirmado, con 2.512 (4,5%) y 2.469 casos (4,5%) respectivamente. Desde la semana 32, el número de defunciones por COVID-19 confirmado disminuyó gradualmente llegando a los 1.330 fallecimientos en la semana 41 (5 al 11 de octubre). A partir de la semana 49 (noviembre 30 a diciembre 6) se evidencia un incremento pasando de 1.421 fallecimientos a 2.269 casos registrados en la semana 2 de 2021 (enero 11 a 17).

En cuanto a los decesos por COVID-19 sospechoso, las semanas 31 y 30 también concentraron el mayor número de casos con 575 (4,0%) y 564 (3,9%), respectivamente. Así mismo, se observa un incremento de las muertes por COVID-19 desde la semana 49, cuando se presentaron 287, hasta la semana 1 de 2021 (enero 4 al 10) cuando se reportaron 476.

Según sexo, el 64,3% de los fallecimientos por COVID-19 confirmado correspondió a hombres, así como el 56,3% de las defunciones por COVID-19 sospechoso y el 56,0% de las muertes por neumonía e influenza.

De acuerdo con la edad del fallecido, el grupo de personas de 85 años y más presenta las mayores proporciones de fallecimientos por COVID-19 confirmado (15,8%), por COVID-19 sospechoso (17,6%), y por neumonía e influenza (26,1%). Así mismo, el grupo de 55 años en adelante concentra el 85,9% de las muertes por COVID-19 confirmado y el 80,5% de aquellas por COVID-19 sospechoso. Por su parte, las personas menores de 20 años representan el 0,4% de los decesos por COVID-19 confirmado y el 2,7% por COVID-19 sospechoso.

Desde la perspectiva del departamento de residencia de la persona fallecida, Bogotá D.C. focalizó la mayor proporción de muertes por COVID-19 confirmado (22,2%), seguido de Antioquia (10,9%) y Valle del Cauca (10,0%). En cuanto a los decesos por COVID-19 sospechoso, Bogotá D.C. también concentró el mayor volumen con el 20,3% del total nacional, Atlántico tuvo el 10,2%, y Antioquia registró el 9,6%.

Por último, Antioquia registró el porcentaje más alto de fallecimientos por neumonía e influenza, con el 13,4%.

En 2020pr, la tasa de mortalidad por COVID-19 confirmado fue 99,4 muertes por cada 100 mil habitantes; por sexo, dicha tasa fue de 130,9 defunciones de hombres y de 69,3 fallecimientos de mujeres por cada 100 mil habitantes. Por otra parte, la tasa de mortalidad por COVID-19 sospechoso fue 26,4 decesos por cada 100 mil habitantes (30,3 fallecimientos de hombres frente a 22,6 muertes de mujeres por cada 100 mil habitantes).

Así, se evidencia que la tasa de mortalidad por COVID-19 total (confirmado y sospechoso) en 2020pr fue de 125,7 muertes por cada 100 mil habitantes. Por sexo, esta tasa en hombres fue de 161,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes frente a 91,9 para mujeres.

Según los grupos de edad, la tasa de mortalidad por COVID-19 total en las personas de 60 años en adelante es de 716,7 defunciones por cada 100 mil habitantes.

Por departamento de residencia del fallecido, Amazonas y Caquetá presentan las tasas de mortalidad más altas por COVID-19 confirmado, con 164,5 y 146,6 decesos por cada 100 mil habitantes, respectivamente. Amazonas también registra la mayor tasa de mortalidad por COVID-19 sospechoso con 69,6 defunciones por cada 100 mil habitantes, seguido de Atlántico con 52,0 muertes por cada 100 mil habitantes.

En comparación con el comportamiento de la mortalidad por semanas registrada entre 2015 y 2020, se presentó un incremento en el número de muertes por todas las causas en el país que inició en la semana 22 de 2020 (25 a 31 de mayo) y alcanzó su pico máximo (8.001 casos) en la semana 31 (julio 27 a agosto 2), cuando inició un descenso en el volumen de fallecimientos hasta la semana 40 (septiembre 28 a octubre 4) cuando se registraron 5.943 fallecimientos. Posteriormente, en la semana 49 (noviembre 30 a diciembre 6) comienza un aumento de las defunciones por todas las causas llegando a 8.175 decesos en la segunda semana del año 2021 (enero 11 a 17).

Este comportamiento registrado en las muertes por todas las causas es similar al observado en las defunciones por causas naturales, las cuales alcanzan un máximo de 7.428 casos en la semana 31, seguido de un descenso progresivo hasta la semana 40, y un incremento de este tipo de fallecimientos desde la semana 49 hasta la segunda semana de 2021 cuando se reportaron 7.682 decesos por causas naturales.

Por otra parte, el número de muertes por causas externas en 2020 presenta una reducción desde la semana 10 (marzo 2 al 8) hasta la semana 13 (marzo 23 al 29) cuando se reportaron 261 casos. Desde entonces, se evidencia un incremento paulatino hasta alcanzar 547 fallecimientos por causas externas en la semana 31 (julio 27 a agosto 2), retornando así a la envolvente que recoge el número de muertes semanales registradas en los últimos cinco años.

De esta manera, en 2020pr se registra un exceso de mortalidad por todas las causas de 28,8% con respecto al valor esperado de acuerdo con el promedio de los últimos cinco años.

Frente al valor esperado de acuerdo con el promedio de los últimos años, el exceso de mortalidad por causas naturales durante el 2020pr fue de 34,8%, mientras que por causas externas el exceso de mortalidad fue de -12,8%.

Al cruzar la información sociodemográfica de las defunciones por COVID-19 total (confirmado y sospechoso) en Colombia con el Censo Nacional de Población y Vivienda -CNPV 2018, se registra que del total de los fallecimientos por COVID-19 confirmado y sospechoso entre el 2 de marzo de 2020 y el 17 de enero de 2021, el 24,6% era hombres casados, el 10,7% era mujeres viudas, y el 8,8% correspondió a hombres que no estaban casados y que llevaban dos o más años viviendo con su pareja.

De acuerdo con el nivel educativo, las mayores proporciones de defunciones por COVID-19 confirmado y sospechoso se concentraron en la población con educación básica primaria, con el 21,5% en hombres y el 15,1% en mujeres.

Por estrato socioeconómico, el 35,7% de los fallecimientos por COVID-19 total se focalizó en el estrato 2, el 27,5% en estrato 1, y el 24,5% en estrato 3.

Finalmente, las defunciones por COVID-19 total ocurridas en la población negra, mulata, afrocolombiana o afrodescendiente representan el 4,5% del total nacional, mientras que las registradas en comunidades indígenas concentran el 2,1%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *