Colombia sigue afectada por el invierno

En lo que va de 2008 el invierno en Colombia ha terminado con la vida de 27 personas y deja ya cerca de 22 mil damnificados a lo largo y ancho del país.

Así lo informó la directora de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres, Luz Amanda Pulido, quien además dijo que cerca de 60 municipios tienen dificultades por la fuerte temporada invernal que, en los cinco meses que van del año, parece no dar tregua.

En el fin de semana las lluvias afectaron de forma principal a los departamentos de Bolívar, Antioquia, Huila, Nariño y Risaralda, en los que decenas de ríos se salieron de su cauce y varios derrumbes taponaron carreteras.

En Bolívar se desbordó el río Cauca, en inmediaciones del municipio de Achí, y causó inundaciones en zonas rurales y pequeños caseríos.

En el departamento de Huila fue declarada la alerta en las localidades de Baraya, Timaná, Tesalia y Paicol, mientras en Caldas se informó de daños en casas, carreteras y cultivos.

En el municipio de Marsella, en Risaralda, fue declarada la emergencia sanitaria (ver recuadro). En Caldas y en Tolima varios deslizamientos taponaron algunas carreteras, entre ellas la que de Fresno conduce a Manizales.

Ideam alerta por lluvias
En un comunicado emitido por el Ideam en la mañana de ayer, el organismo pasó de «amenaza» a «alerta» las inundaciones del río Arauca entre Arauca y Arauquita.

El Instituto advirtió además que se mantiene una alta vigilancia en el Cauca, entre Caucasia y el área de la Mojana en Sucre. De la misma forma pidió a las autoridades enfrentar el crecimiento del río Magdalena entre Puerto Salgar y La Dorada y en las cuencas altas de la región andina.

Todo el centro, norte y suroccidente del país enfrentan complicaciones por el aumento de los caudales de los ríos.

En el inicio de las semana, 16 de los 32 departamentos del país presentan condiciones críticas por lluvias con precipitaciones mayores a los 20 milímetros.

Humberto González, jefe de la Oficina de Pronósticos y Alertas del Ideam le aseguró a EL COLOMBIANO que las continuas lluvias de las últimas semanas tienen a los suelos saturados por lo que es común que en los próximos días se presenten nuevos derrumbes en la zona centro y norte del país.

«Mayo es mes de lluvias y hace parte del invierno. En la región Andina las lluvias irán hasta junio. Probablemente allí se de una transición hacia la temporada seca de mitad de año que se conoce como ‘el veranillo'», explica González.

Al invierno del quinto mes del año se le suma la influencia del Fenómeno de La Niña que ya está en etapa de disipación y se espera que en pocas semanas termine para que el clima sea más acorde a la época del año.