Centro de torturas de indígenas amazónicos en Colombia ahora es bien cultural

indigena

Una casa que en las primeras décadas del siglo pasado fue un centro de torturas contra indígenas amazónicos en el sureste de Colombia y «antesala de la muerte» para 40.000 de ellos, será ahora «un bien cultural», a petición de los propios aborígenes, revelaron hoy fuentes culturales y periodísticas.

Se trata de la Casa Arana, una enorme construcción en madera y tejas de zinc con un corredor exterior en el segundo piso, levantada por el peruano Julio César Arana como sede de una empresa de explotación de caucho.

Esa construcción, cerca de la localidad indígena de La Chorrera, en el departamento de Amazonas, acaba de ser declarada como el primer bien de interés cultural de Colombia por solicitud indígena.

La casa servirá ahora a las comunidades indígenas de la región -uitotos, uinanes, okanas y boras- y a los visitantes como un gran centro cultural en la jungla amazónica «y para el fortalecimiento de la identidad», señaló la ministra de Cultura, Paula Marcela Moreno.

Con esta decisión, «el inmueble queda avalado con la máxima categoría nacional en patrimonio y, por ende, el Ministerio de Cultura asegura su protección y valoración nacional», señaló un comunicado de esa cartera.

Muchos de los aborígenes de la zona consideran que la casa Arana será un centro «de memoria y reunión» y la ven «como una oportunidad de no dejar perder el recuerdo de sus abuelos esclavizados», señala hoy una crónica del diario El Tiempo.

El Ministerio de Cultura destinó una partida inicial de 100 millones de pesos (unos 54.000 dólares) para las reparaciones más urgentes en la edificación.

Información EFE

5 respuestas a «Centro de torturas de indígenas amazónicos en Colombia ahora es bien cultural»