Vendetta entre mandos medios paramilitares

La policía colombiana investiga la relación entre varios asesinatos de antiguos mandos medios de los grupos paramilitares, uno de ellos en Buenos Aires, que podría anticipar una guerra entre miembros de esas organizaciones de ultraderecha por el control de rutas del narcotráfico.

“Estamos realizando la investigación, nos descartamos ninguna hipótesis” dijo esta mañana a periodistas radiales el general Dagoberto García, comandante de policía de Medellín (noroeste), tras el asesinato en esa ciudad de An-tonio López, un portavoz político de las desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colombia (Auc).

López, alias ‘Job’, fue baleado el lunes en un lujoso restaurante de la segunda ciudad colombiana, 450 km al noroeste de Bogotá, por sicarios que huyeron en una motocicleta.

‘Job’ era considerado el lugarteniente de Diego Fernando Murillo (‘Don Berna’) uno de los 14 jefes paramilitares que el gobierno colombiano extraditó en mayo hacia Estados Unidos, por considerar que continuaban delinquiendo pese a haber entregado las armas, en un proceso que concluyó en 2006.

En 2004, López había hablado a nombre de los paramilitares en una audiencia en el Congreso.

La policía investiga los nexos entre el asesinato de López y los de otros mandos medios de las Auc.

Entre ellos se encuentra el de Héctor Duque, asesinado junto a otro colombiano el jueves 24 en un centro comercial en las afueras de Buenos Aires.

Duque era considerado lugarteniente de Carlos Mario Jiménez (alias ‘Macaco’) otro de los paramilitares extraditados a Estados Unidos, y según la prensa colombiana había quedado como responsable del manejo de rutas para el narcotráfico.

Otro paramilitar, Nelson Vanoy, hermano de otro de los ex-traditados, fue asesinado hace dos semanas en una zona rural de Antioquia.

Finalmente, el 21 de julio, al menos siete personas fueron muertas en dos masacres cometidas en la región de Córdoba, también en el noroeste de Colombia, que durante las últimas décadas ha sido un fortín de los paramilitares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AFP, BOGOTÁ –