Medida de aseguramiento a cuatro militares por masacre de San José de Apartadó

Cuatro militares fueron cobijados con medida de aseguramiento por su presunta intervención en la masacre de San José de Apartadó (Antioquia).
Entre los uniformados cobijados por la medida dictada por la Fiscalía General de la Nación, figuran el teniente coronel Orlando Espinoza Beltrán y el mayor José Fernando Castaño López.
Según la fiscalia, los dos oficiales son presuntos responsables, en calidad de coautores, del delito de homicidio en persona protegida.
El fiscal instructor también consideró procedente revocar la abstención de imposición de medida de aseguramiento dispuesta inicialmente para el subteniente Edgar García Estupiñán y el sargento José Brango Agamez, y afectarlos con medida privativa de la libertad, como supuestos coautores de homicidio en persona protegida.
Los procesados estaban adscritos en al época de los hechos al Batallón de Infantería No. 47 General Francisco de Paula Vélez de la XVII Brigada del Ejército.
Los hechos investigados ocurrieron el 21 de febrero de 2005 en la vereda Mulatos Alto, corregimiento de San José de Apartadó, y en la vereda La Resbalosa , municipio de Tierra Alta (Córdoba), donde fueron asesinados cinco adultos y tres niños.
En Mulatos Alto fueron asesinados Luis Eduardo Guerra Guerra, su compañera Beyanira Areiza, y su hijo Deyner Andrés Guerra Tuberquia. En La Resbalosa fueron muertos Alfonso Bolívar Tuberquia Graciano, su esposa Sandra Milena Muñoz Pozo, y sus hijos Natalia y Santiago, así como el adulto Alejandro Pérez.
En este proceso la Fiscalía ya aseguró a seis militares por homicidio en persona protegida, y recientemente se acogió a sentencia anticipada el capitán Guillermo Armando Gordillo Sánchez.
Según lo establecido, miembros de autodefensas que sirvieron de guías a las tropas regulares que desarrollaban la operación “Fénix” incurrieron en los crímenes citados.

Una respuesta a «Medida de aseguramiento a cuatro militares por masacre de San José de Apartadó»