Mentiras de Halloween

noviembre 6, 2008 5:00 am

Como si se tratara de contarles un cuento de brujas a los niños, Edgar Adis decidió aprovecharse de la fecha de halloween para mentirle a su familia.

Puesto que era un trabajador del laboratorio La Sante, Edgar Cuellar, manifestó a su familia que le pareció muy fácil conseguirse un uniforme de policía y disfrazarse de agente en la noche de brujas junto con otros amigos.

Al menos eso es lo que cuenta Juana una de sus hermanas, «que la parranda del 31 de octubre le duro tres días y se le olvido quitarse las botas y un pantalón camuflado y por eso lo detuvieron»

Lo que la familia Cuellar nunca se imagino fue que Edgar junto con sus amigos de parranda estaban suplantando a la policía y se disponían a cometer un ilícito que involucraba armas, vehículos y dinero en efectivo

Los hechos ocurrieron en el puente festivo del 01 de noviembre del año 2007, cuando la policía noto que dos hombres que se movilizaban en una moto blanca no coincidía la placa con los chalecos que portaban los sujetos

Las autoridades del barrio Venecia procedieron a detenerlos y verificar su documentación, encontrando que eran agentes de la policía identificados como Mario Orlando Morales y Carlos Alejandro Sarria Gallego en servicio activo, adscritos a la estación de Germania

La patrulla entonces decidió seguirles la pista a los agentes en la moto blanca por tratarse de una actitud sospechosa y descubrieron que los sujetos entraron a la taberna Punto Star del mismo barrio Venecia.

Una vez dentro de la taberna Mario Orlando Y Carlos Alejandro se reunieron con Edgar Adis Cuellar y Pedro Nell Ospina quienes también portaban el uniforme de la policía y con la intención de ejecutar un asalto ya que se les hallaron un revolver calibre 38, una pistola 9 mm y dos millones de pesos en efectivo. Los agentes de policía falsos se movilizaban en un mazda 626 glx

La policía pudo comprobar que los sujetos detenidos estaban confabulados con los agentes de policía activos, y era éstos quienes disponían, cómo y cuándo atracar a los comerciantes de la zona, quienes los identificaron como asaltantes con uniformes de la policía

Ahora los falsos agentes de la policía y sus secuaces, fueron condenados a 36 meses de cárcel porque no pudieron demostrar su inocencia ante el juzgado 46 penal del circuito

Los comentarios están cerrados.