Plan Económico de Obama pasó su primer escollo en el Congreso

capitolio-en-washington–La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el plan de estímulo económico del presidente Barack Obama, por 825 mil millones de dólares.

La corporación acogió la iniciativa por 244 votos a favor y 188 en contra, luego que el mandatario insistiera en sus beneficios.

El plan ante la cámara baja, de 647 páginas, tiene el objetivo de crear o preservar entre tres y cuatro millones de empleos, más inversiones en la infraestructura nacional y en proyectos energéticos, y ayudas para los desempleados y para los gobiernos locales y estatales.

En total, el proyecto de ley incluye poco más de 365.000 millones de dólares para la infraestructura nacional, 180.000 millones de dólares en ayudas para los desempleados y para otros programas sociales, y 275.000 millones en recortes tributarios que incluiría un crédito de 500 dólares para cada trabajador.

Mientras tanto, el presidente Obama reiteró ante un grupo de líderes empresariales la necesidad de lograr un amplio respaldo bipartidista a este plan para reactivar la economía.

La propuesta del presidente se enfrentará a un camino más difícil en la Cámara Alta, donde contará con la oposición de algunos los senadores republicanos, reacios a aprobar el plan porque consideran que incluye gastos innecesarios y que la rebaja fiscal es insuficiente.

El líder del grupo demócrata en el senado, Mitch McConnell, de Kentucky, aseguro que esperan cambios en el plan que les será presentado.

El plan tendrá un importante apartado para educación. En concreto prevé una partida de 150.000 millones de dólares para los dos próximos años, cifra que dobla el presupuesto actual en este campo, según informó The New York Times.

Asimismo, Obama señaló que las empresas, y no el Gobierno, deben ser el motor del crecimiento del país y éstas no pueden soportar la inacción los retrasos, reclamando una acción urgente que ha sido el eje de sus discursos sobre economía en las últimas semanas.

La situación es especialmente complicada, sobre todo porque en las últimas semanas algunas de las principales empresas del país, con las que se reunía Obama, anunciaron el despido de unos 70.000 trabajadores a los que se añaden los 10.000 anunciados este miercoles por Boeing.

En esta reunión se toco el tema de la inversión en energías alternativas, que se ha convertido en uno de los grandes ejes del plan de recuperación económica diseñado por el presidente y su equipo.