La familia que la Constitución quiere (I)

octubre 3, 2012 8:39 am


Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

La familia es la célula fundamental de la sociedad y merece especial protección por parte del Estado.

La Constitución de 1.991 quiere que la familia sea pilar del aseguramiento de la convivencia pacífica entre los ciudadanos. La sana convivencia, entiéndase la paz, comienza en nuestro corazón, irradia en la familia y se multiplica en la sociedad y la Patria.

Cuando La Constitución ordena que El Estado debe amparar la familia como institución básica de la sociedad, impone a las distintas ramas del poder público la obligación de realizar todo lo que esté a su alcance para que la familia permanezca unida y conviva sanamente. El amparo o desamparo comienza en el seno mismo de la familia y se consolida en la escuela. Por esta razón se entiende que la familia, la sociedad y el Estado forman el trípode que debe garantizar los derechos de los hijos, el mayor activo de la familia.

Si Ud. amigo lector observa la pared que tiene al frente, la encontrará sólida y fuerte si los ladrillos, bloques, adobes o muros que la sostienen son fuertes y sólidos. Imagine pintado en esa pared el mapa de Colombia. Si las familias que la conforman, que son como sus ladrillos, bloques, adobes y muros que la sostienen, son fuertes y sólidas, Colombia también lo será. Si las familias son débiles y efímeras Colombia seguirá siendo débil y su prosperidad seguirá teniendo serios obstáculos.

La Constitución quiere una familia que tenga origen en la voluntad libre, pero responsable de la pareja, manifestada por medio de ceremonia o por el mero consentimiento solidario de los integrantes de la pareja.

La Constitución quiere una familia en la que cada uno de sus integrantes, sin perder sus derechos, cumpla con las obligaciones que tiene frente a su compañero(a) y por sobre todo frente a sus hijos.

La Constitución quiere una familia que viva en permanente búsqueda de la PAZ, porque sabe que «si no hay paz en las familias, no hay paz en la naciones y sin paz no es posible rehacer el mundo.»

Por esta razón se sanciona toda forma de violencia ya sea familiar, ya extra familiar, porque la violencia destruye la armonía y la unidad de la familia y de contera de la sociedad.

La Constitución quiere que la pareja encuentre alternativas para sustituir la violencia física, moral, económica, sexual o académica, para lograr una sana convivencia pacífica entre los habitantes del País.

No olvidemos que la Constitución quiere una familia en la que los padres den a sus hijos cuidado, amor y respeto y quiere que su unidad no se rompa para que los hijos la tengan siempre, como que no es lícito ni siquiera separarlos del núcleo familiar.

La Constitución quiere una familia que crezca unida bajo la dirección de dos gerentes que se respeten y ejerzan sus deberes y derechos de manera responsable. Por esa razón está prohibida entre la pareja toda forma de abuso de poder. La igualdad de derechos y obligaciones del hombre y la mujer debe ser una premisa pedagógica que oriente todos los actos que enriquecen la vida familiar.

La Constitución quiere una familia integrada por mamá, papá e hijos, pero éstos sólo en el número que aquellos pueden formar, criar y formarlos como excelentes ciudadanos. La Constitución no quiere hijos indeseados, que no tengan garantizada una vida digna y por eso impone la obligación de ser progenitores responsables, que atiendan con dignidad las necesidades básicas de sus hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cialis 20 mg viagra cialis fiyat