Bogotá

Prenden alarmas por detrimento de 21 mil millones en Hospital Simón Bolívar

Un posible detrimento patrimonial por $21.098 millones advirtió la Contraloría de Bogotá por la no utilización de la Sede B Puente Largo del Hospital Simón Bolívar III N.A. ESE (antigua Clínica Fray Bartolomé de las Casas), destinada a la prestación de servicios de salud de la población con discapacidad del Distrito.

En carta dirigida al Alcalde Mayor, el ente de control alertó sobre el grave riesgo en que pueden incurrir la Secretaría Distrital de Salud – Fondo Financiero Distrital de Salud (FFDS) y el Hospital Simón Bolívar, teniendo en cuenta que por medio del Convenio Interadministrativo 0907 de 2006, se efectuaron inversiones para obras de adecuación y complementarias al reforzamiento estructural y adecuaciones del inmueble, y tan solo se está utilizando el 5% del mismo.

Para el Contralor de Bogotá, Diego Ardila Medina, según los resultados de auditoría, esta situación ha generado que el Distrito haya dejado de percibir, por los servicios médicos hospitalarios que puede ofrecer con el 100% de su capacidad instalada, aproximadamente $15.209 millones, entre julio de 2010 y julio de 2012.

Con ocasión de una visita administrativa adelantada entre el 30 de julio y el 3 de agosto pasado por el ente fiscalizador, se detectaron entre otras las siguientes irregularidades:

– A la fecha se han invertido $5.889 millones en reforzamiento estructural y adecuaciones sin incluir $228 millones que el hospital ha dispuesto para tal efecto.

– No están siendo utilizados los servicios de Morgue, laboratorio clínico, rayos X, consulta externa, urgencias, cafetería, cocina, ocho salas de cirugía, 200 camas, salas de partos, unidad de cuidado intensivo neonatal, zona administrativa y auditorio.

– Se cuestiona el desembolso de recursos que efectuó el FFDS por $33 millones con ocasión del Contrato de Consultoría 499 de 2002 en el que se pactó elaborar el plan de regularización y manejo y el reconocimiento de la edificación de la Clínica Fray Bartolomé de las Casas, que si bien se adoptó, no fueron ejecutadas la totalidad de las obras.

– La falta de mantenimiento y uso de todas las redes hidráulicas, eléctricas, de oxígeno y de las calderas con que cuenta el hospital, han generado deterioro en las mismas.

– La falta de impermeabilización de cubiertas ocasiona filtraciones que afectan especialmente el área de rehabilitación que es la única en funcionamiento.

– Los costos fijos mensuales de esta sede ascienden a 45 millones de pesos.
Para el Contralor Diego Ardila Medina, si bien en teoría no se han perdido recursos, dichos dineros tampoco están generando ningún beneficio a la sociedad, y su no uso significa un posible detrimento por $21.098 millones, especificado en $15.209 millones dejados de percibir por servicios médicos hospitalarios y $5.889 millones por reforzamiento estructural y adecuaciones.

Teniendo en cuenta estas situaciones, cobra especial importancia considerando la situación en que se encuentra la red pública hospitalaria del Distrito Capital, de tal manera que la puesta en marcha de la Clínica Fray Bartolomé, constituiría un aporte importante a la salud de los ciudadanos bogotanos, enfatizó Ardila Medina.

Por lo anteriormente señalado el organismo de control le solicitó a la Administración Distrital informe sobre las acciones que se adoptarían frente al tema.