Internacional

Intento de rescate dejó 30 rehenes muertos en Argelia

El último balance, proporcionado por fuentes militares argelinas a la agencia Reuters, es de 30 rehenes muertos, de los cuales al menos siete son extranjeros. Las mismas fuentes señalan que hay dos japoneses, dos británicos y un francés entre los secuestrados fallecidos.

El ministro argelino de Comunicación, Mohamed Said, informó que los terroristas, de distintas nacionalidades, procedían de Libia y que por lo menos 11 de ellos, entre los que se encontraba el líder de la célula, Abu al Baraa, han sido abatidos.

A su vez, el ministro francés del Interior, Manuel Valls, informó que al menos dos ciudadanos franceses sobrevivieron al asalto del ejército de Argelia a la planta de gas.

El ataque de las fuerzas argelinas, que se negaron a negociar con los extremistas, fue duramente cuestionado por la mayoría de los líderes occidentales, que no fueron informados de antemano del operativo de rescate ni tampoco del saldo final de víctimas.

El presidente de Francia, François Hollande, dijo que el drama de los rehenes mostró que tuvo razón en enviar 1000 soldados a Mali para respaldar al gobierno local, que lucha contra los extremistas islámicos, que ya controlan el norte del país.

El premier británico, David Cameron, que pospuso un esperado discurso sobre la relación de su país con Europa para centrarse en la crisis de los rehenes, advirtió que podían esperarse «más malas noticias» de Argelia.

El Gobierno argelino bombardeó la empresa de gas secuestrada por los terroristas. En el ataque fallecieron también 15 yihadistas.

El canal de noticias qatarí Al Jazeera señala que murieron 35 de los rehenes, entre ellos los de nacionalidad extranjera, que habían sido secuestrados el miércoles por un grupo terrorista cercano al Al Qaeda.

Además de los rehenes, murieron 15 secuestradores durante el enfrentamiento entre los milicianos islámicos y el Ejército de Argelia, que había enviado dos helicópteros a bombardear la zona para conseguir la liberación de los rehenes.

El Ejército de Argelia, en tanto, ha informado que el operativo permitió liberar a 600 rehenes argelinos, según cita la agencia estatal APS.

Minutos antes de que comenzara el ataque, habían conseguido escapar un grupo 20 secuestrados extranjeros, de nacionalidad presuntamente británica, japonesa, estadounidense, francesa y noruega, entre otras, al igual que unos 30 trabajadores argelinos.

El grupo armado islamista, cercano a Al Qaeda, mantenía secuestrados desde el miércoles a 41 extranjeros y decenas de argelinos en unas instalaciones de gas ubicas en el sureste de Argelia. Dos personas fueron asesinadas, según reportan los medios internacionales. El Ejército local rodeaba el lugar.

Los terroristas exigían que los soldados dejaran de asediarlos para comenzar a negociar la liberación de los rehenes, según un comunicado que remitieron a Al Jazeera.

«Pedimos al ejército argelino que se retire para abrir las negociaciones sobre los rehenes», reclamó uno de los secuestradores, identificado como Abu al Bara, al canal por satélite. El grupo radical que se autodenomina «Batallón de Sangre», dirigido por el argelino Mojtar Belmojtar, asumió la autoría del ataque.

El supuesto lider terrorista Mojtar Belmojtar y otra imagen de la planta tomada

El complejo de tratamiento de gas, que se encuentra 1.600 kilómetros al sureste de Argel, en Ain Amenas, está explotado por la empresa estatal argelina Sonatrach y las compañías British Petroleum y Statoil.

Al menos dos extranjeros ya fueron asesinados por los milicianos islamistas, entre ellos, un británico. El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, William Hague, calificó el episodio como un “asesinato a sangre fría”.

Santa Fe con agencias