Noticia Extraordinaria Tema del Día

Policía de Miami trata de demostrar que grafitero colombiano murió porque estaba drogado

MIAMI - JOVEN ISRAEL HERNANDEZ–La Policía de Miami espera demostrar que la muerte del grafitero colombiano Israel Hernández se produjo como consecuencia de un paro cardiaco porque estaba «intoxicado», tras recibir una descarga eléctrica con una pistola Taser manipulada por el oficial Jorge Mercado

En efecto, el presidente del sindicato de oficiales del Departamento de la Policía de Miami Beach, Alex Bello, advirtió en las últimas horas que el incidente sigue bajo investigación interna, con supervisión de la policía estatal de la Florida (FDLE), y que se espera un reporte de toxicología que indicaría que la muerte de Hernández-Llach se debió a que estaba intoxicado.

“Esperamos aclarar esto dentro de unas tres o cuatro semanas cuando salga el reporte de toxicología. Entonces vamos a saber todo sobre esto”, señaló Alex Bello, según declaración que reproduce hoy El Nuevo Herald.

De otro lado, el diario afirma que el oficial Jorge Mercado, a raiz de la muerte del grafitero colombiano Israel Hernández, fue suspendido tres días del cargo, pero ya se reincorporó a su trabajo, aunque ya no de patrullero, sino como integrante de la unidad de crímenes económicos.

El subjefe del Departamente de la Policía, Mark Overton, señaló que el oficial Mercado había quedado perturbado por la muerte de Hernández-Llach, e incluso había recibido consejería psicológica para lidiar con el trauma.

De otro lado, la misma publicación revela que el oficial Jorge Mercado tiene un récords de mala conducta, que incluye una suspensión de 16 días por consumo de drogas ilegales.

Al efecto, la publicación hace las siguientes precisiones:

En uno de los casos internos contra Mercado, el oficial formó parte de un grupo de agentes acusados de golpear e innecesariamente usar un Taser en contra de dos veteranos de la Guerra de Irak mientras estos estaban en su hotel. No está claro en el archivo si fue Mercado u otro oficial quien utilizó el Taser.

Sólo uno de los casos internos contra Mercado terminó con conclusiones firmes de mala conducta, cuando el oficial falló una prueba de drogas ilegales en el 2011 y fue suspendido durante 16 días.

Mercado les dijo a sus supervisores que había tomado la droga –propoxifeno, un analgésico– porque se la dio su madre sin saber que era parte de una prescripción para su hermano.

Los otros casos reflejan alegaciones en contra del oficial, entre ellas una que surge de un evento en el cual Mercado, en su tiempo libre, le pegó un puñetazo a un hombre en un concierto, rompíendole la nariz. Mercado fue exonerado en este caso cuando asuntos internos encontró que el uso de la fuerza estuvo justificado.

El oficial también estuvo involucrado en un escándalo en el 2011 en el cual varios oficiales recibieron pago por horas extra que no trabajaron. Mercado ganó $66,000 durante tres años comenzando en el 2007 en horas adicionales, algunas de las cuales las pasó de vacaciones en Orlando y en el Seminole Hard Rock Hotel & Casino cerca de Hollywood.

En este caso, sólo los supervisores de la unidad culpable del fraude fueron disciplinados, así que Mercado mismo no sufrió secuelas.

El caso con los veteranos de la guerra de Irak fue cerrado sin una investigación, pues los querellantes, residentes de Nueva York, retiraron sus acusaciones luego de que la fiscalía decidió no perseguir cargos contra ellos.

Estos detalles surgen en medio de la controversia que rodea la muerte de Israel Hernández-Llach, un artista colombiano de 18 años que murió luego de que Mercado le disparara en el pecho con un Taser.

El oficial había observado a Hernández-Llach pintando un graffiti en la Avenida Collins con la Calle 71.

El y otros agentes lo persiguieron durante siete minutos antes de detenerlo con la pistola de electrochoque, causándole un paro cardíaco.

GRABACION DE LA PERSECUCION

-La Policía de Miami divulgó una grabación sobre la persecución que adelantó al grafitero colombiano Israel Hernández, antes que muriera como consecuencia de la descarga eléctrica con un «taser» manipulado por el oficial Jorge Mercado.

De acuerdo con la grabación de la policía, el incidente comenzó a las 5:13 de la mañana, cuando un agente de la policía le anuncia a su despachador que está persiguiendo a un hombre que había estado pintando graffiti en un McDonald’s abandonado en la Avenida Collins con la calle 71.

En la grabación policial se advierte cuando el equipo perseguidor avisa a la central que no es necesario un operativo más calificado, ya que se trataba de un delito menor.

“Es un grafitero, vamos a buscar en el área”, dijo el oficial; “¿Así que no quiere un perímetro?”, le contestaron desde la central, “No, como dije, es un delito menor. No vamos a sacar los perros por esto. Probablemente se está escondiendo en alguna parte”, respondió.

La comunicación se suspendió por algunos minutos. Minutos después, el agente volvió a llamar certificando que ya tenía en custodia al joven Hernández. “No sé si tiene un ataque, necesitamos una ambulancia. Está respirando”, informó el responsable de disparar del taser.

De acuerdo con el dictamen médico, el colombiano murió como consecuencia de un paro cardíaco.

La Policía de Miami señaló que el colombiano habría decidido entregarse y correr a donde los oficiales, quienes dispararon el taser que infundió descargas alrededor a los 50.000 voltios.

El grafitero fue llevado al hospital Mount Sinaí donde se decretaría su muerte oficial por parte de la fiscalía estadounidense.

En los últimos diez años este tipo de armas a priori no mortales, han causado la muerte de al menos 500 jóvenes en el país norteamericanos.