Bogotá

Casa por cárcel a taxista que mató a pasajero

taxista–Con detención domiciliaria fue beneficiado el taxista Camilo Andrés Romero Pico, quien dio muerte a un pasajero por negarse a pagarle 2 mil pesos, pues, según la juez del caso, el sujeto no constituye un peligro para la sociedad.

Además, la jueza 55 penal municipal de Bogotá, con función de control de garantías, considera una petición del abogado defensor del procesado, Augusto Londoño, para que le permita la posibilidad de trabajar en el taxi en determinados horarios, bajo el argumento de que constituye el principal sustento económico de su familia.

La casa por cárcel le fue otorgada a Romero Pico por la juez de Garantías de la Uri de Kennedy, pese a que durante la diligencia, el representante de la Fiscalía pidiera medida de aseguramiento en centro carcelario por el hecho de no haberse presentado a las autoridades de manera inmediata y considerarlo un peligro para la sociedad.

El taxista alegó que la muerte del pasajero, el comerciante John Kennedy Moreno Chavarro, se produjo en un acto de defensa, pues aseguró que este lo agredió luego de negarse a pagarle el valor total de la carrera.

Según Medicina Legal, el hombre de 46 años, recibió un puñetazo del taxista y cayó contra una reja, sufriendo un trauma contundente que le ocasionó un ematoma en el lado derecho de su cara. Sin embargo, advierte que su muerte de debió a un trauma cardiorespiratorio.

Además, el taxista negó haber abandonado el lugar de los hechos y sostuvo que trató de auxiliar a su víctima.

El fiscal del caso indicó que Romero Pico sería el responsable de los hechos ocurridos el pasado 11 de enero en la madrugada, en un sector del barrio Las Margaritas, al suroccidente de la capital del país, donde el comerciante solicitó una carrera hasta su casa.

En desarrollo de una audiencia pública, el fiscal le imputó a Romero Pico los delitos de homicidio preterintencional agravado en conexidad con el delito de omisión de socorro. Romero no aceptó los cargos.

La jueza, al imponer la medida de aseguramiento de detencion domiciliaria, indicó que la conducta en que incurrió el imputado fue una acción grave, ya que en ningún momento intentó prestar ayuda a la víctima y por el contrario optó por seguir su rumbo como si nada hubiese ocurrido.

Los comentarios están cerrados.