Mientras Pablo se asolea…

abril 25, 2015 9:30 am

mauricio-botero-caicedo Por Mauricio Botero Caicedo
Jorge Torres Victoria, alias ‘Pablo Catatumbo’, es un curtido forajido del estado mayor y el secretariado de las FARC, responsable de la producción y distribución de cocaína en los corredores montañosos de los municipios de Palmira, Buga, Tuluá, Sevilla, Florida y Pradera, entre los corregimientos de Barragán, Puerto Frazadas y Santa Lucía.

Catatumbo es uno de los principales líderes del grupo narcoterrorista Farc, posiblemente su máximo jefe – teniendo en cuenta que Timochenko es probablemente un ‘hombre de paja’. Catatumbo en La Habana pasa buena parte de su tiempo, por cuenta de todos los contribuyentes, asoleándose y paseando en yates y carros convertibles. Como cabeza visible del Bloque Occidental de las Farc, Pablo Catatumbo es el responsable del Frente Sexto de esta organización. Y es precisamente este Frente que en días pasados asesinó en una emboscada a once soldados de la patria. Catatumbo y sus secuaces, con el cinismo que los caracteriza, trataron de excusar el asesinato argumentando que fue en defensa propia; y pretendieron pasarlo al olvido diciendo que se debería analizar con cabeza fría.

¿Qué pasó realmente en el Cauca? Que los narcoterroristas de las Farc se percataron que el Ejercito se acercaba a la zona donde tiene los sembrados de coca y de amapola, al igual que los laboratorios. El Sexto Frente es en esencia el bloque exportador de estupefacientes de las Farc. Su misión es recibir de parte del bloques Central y Oriental la cocaína y la amapola que otros frentes de las Farc cultivan en el centro y sur oriente del país. Esta coca y amapola, atravesando la cordillera central, se traslada al Cauca y el Valle para ser procesada y reenviada por el Pacífico a los mercados de consumo. El Frente VI, cuya presencia en el Cauca es permanente y notoria, se mueve como un pez en la zona de resguardos indígenas precisamente porque el 80 por ciento de sus integrantes son indígenas. De los anteriores hechos se derivan dos importantes conclusiones: La primera es que el mayor traficante de droga de Colombia es Pablo Catatumbo, criminal que los ‘amantes incondicionales de la paz’ exigen que no sólo no pague un día de cárcel, sino que se les entregue una curul en el Congreso para que pueda, a su antojo, impulsar proyectos de ley. La segunda conclusión que los indígenas no están metidos en el narcotráfico es una vulgar mentira. No sólo la cultivan y procesan en los territorio que se les ha asignado, sino que varios de los indígenas hacen parte activa de los asesinos de nuestros soldados.

Tímida…muy tímida la respuesta del gobierno a este repugnante crimen. Reanudar los bombardeos no es suficiente. El gobierno, sin más titubeos, debe suspender los diálogos y declarar la guerra frontal a los narcoterroristas de las Farc.

*****

Apostilla: Pocos, muy pocos medios resaltaron la fenomenal rechifla al gobierno en la Maratón de los Soldados. La Gran Prensa, arrodillada, se quedó callada y dio muestras de su bajeza.

5 Respuesta sobre “Mientras Pablo se asolea…”

  1. Christian Ortega en abril 19th, 2015 9:46 pm

    Mauricio Botero Caicedo debería empuñar un fusil e irse al monte a matar guerrilleros, para ser consecuente con lo que dice, según el dulce sabor que le representa la palabra guerra en su boca y/o pluma. Su pensamiento es lo suficientemente obtuso como para impedirle ver que en 60 años de guerra frontal a los narcoterroristas de las FARC, lo único que ha logrado el Ejército Nacional es llenar de sangre y luto el territorio colombiano. A lo mejor, con la ayuda de Mauricio Botero al frente de algún pelotón, el ejército logre lo que no pudo en todo este tiempo. Fácil es escribir ocurrencias descabelladas, pero amargo llorar la muerte de un hijo….sentimiento que Botero parece no comprender cegado por su guerrerismo.

  2. Juan velasco en abril 20th, 2015 9:51 am

    Ese dialogo no es mas q una farza, como es posile que mientras esos HP asesinos se gastan nuestra plata paseando y mandando asesinar, el imbecil de santos todavia creyendoles en su buena intencion.

    Santos, Imbecil despierte.

  3. Eugenio Merlano en abril 21st, 2015 10:54 pm

    Este imbécil de Christian Ortega cree que si alguien está en contra de los incendios y de los pirómanos, es necesario ser bombero¡

  4. Christian Ortega en abril 21st, 2015 11:12 pm

    Eugenio, gracias por su cariño. Y eso que ni siquiera me conoce. Es usted un confianzudo. A propósito, para hacer la paz sería imbécil aplicar la guerra. Es ese pensamiento justamente la evidencia de que el sistema educativo colombiano/latino ha fallado estrepitósamente y parece condenar a sus pueblos a una especie de auto apocalipsis. Tan viejo Mauricio Botero y parece que no aprendió mucho en la vida; el sentido común se le extravió en la pubertad.

  5. Eugenio Merlano en abril 22nd, 2015 10:50 pm

    Todas las guerras, ignorante Ortega, se han hecho precisamente para lograr la paz. Si usted leyera algo de historia, no diría las baboseadas que dice…pero como sólo lee la basura de la izquierda, no es mucho lo que se pueda esperar…

Deja un comentario