Autoridades ofrecen $100 millones de recompensa por asesinos de Ángel Maya Daza

El Kiri

En las últimas horas, el alcalde de Valledupar, Fredys Socarrás, anunció que ofrecerá $ 100 millones de recompensa por información que dé con los responsables del asesinato del médico Ángel Eléison Maya Daza, hermano del contralor Edgardo Maya Villazón. De acuerdo con el mandatario local, no tenía conocimiento de amenazas en su contra.

Según el reporte médico, un impacto de bala en el lado izquierdo del tórax acabó con la vida del controvertido Ángel Eléison ‘El Kiri’ Maya Daza. El atentado ocurrió a las 5:20 de la tarde de este sábado en las afueras de su vivienda, ubicada en la urbanización Casa Blanca, en el noroccidente de Valledupar.

Testigos de los hechos indicaron que dos hombres a bordo de una motocicleta lo interceptaron, cuando se encontraba en la parte externa de su camioneta Mazda, color blanco.

Junto a Ángel ‘El Kiri’ Maya se encontraba una mujer, quien aún no ha podido entregar detalles precisos a los servidores del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, que arribaron al lugar, debido a que está muy afectada.

Pese a que el hermano del Contralor General fue auxiliado y trasladado de urgencias a un centro asistencial, llegó sin signos vitales.

Las autoridades informaron que aún es prematuro precisar los móviles del asesinato, sin embargo, adelantan labores de vecindarios y revisión de algunas cámaras de seguridad que estaban ubicadas en los alrededores.

Ángel ‘El Kiri’ Maya fue gerente del Hospital Rosario Pumarejo de López, de Valledupar, cargo que presuntamente habría aprovechado para favorecer a las Autodefensas Unidas de Colombia, al punto de ser inhabilitado por la Procuraduría General de la Nación al determinar que le entregó multimillonarios contratos administrativos y financieros a miembros de las organización al margen de la ley.

De acuerdo con la investigación de las autoridades, el hospital fue penetrado por el disuelto Bloque Norte (BN) de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), por testaferros de «Alejandro» o «101», alias del comandante paramilitar.

Las autoridades también pudieron esclarecer la cercanía del médico Maya con mandos de las AUC, que de manera constante los visitaba en un campamento de la zona rural de Valledupar.

Maya «no solo se reunía con los comandantes del Bloque Norte, sino que, aún más lejos, portaba uniformes y armas del grupo, llegando a adelantar prácticas de tiro, entre otras actividades», señaló en su momento la Procuraduría.

Valledupar es la capital del Cesar, departamento de la frontera con Venezuela en el que el BN tuvo una fuerte presencia y control.