Video: Juan Sebastián, desaparecido en Soacha, habría caído a alcantarilla sin tapa

febrero 7, 2016 7:33 pm

Tags de esta nota:

juan_sebastian_fuentes_rojas_-_interpol
La trágica noticia de la caída del pequeño Juan Sebastián Fuentes en una alcantarilla, revelada este domingo por la Policía Nacional, revivió un debate viejo pero sn solución ¿Qué hacer para desestimular el robo de las tapas de estos conductos y evitar que sigan siendo trampas mortales para los niños?

Un video fue pieza clave para establecer la suerte del menor.

«Con base en análisis de un video que estuvimos mirando cuadro a cuadro, llegamos a la conclusión que el niño Juan Sebastián Fuentes cayó al hueco de una alcantarilla; y que la misma, por su liviano peso, fue tapada por el pasto». Esta se constituye en la hipótesis más probable.

En un video que está en poder de la Policía, se ve al pequeño salir de su casa, empieza a caminar atraído por un perro y termina en el hueco de una alcantarilla.

Por último, el general Rodolfo Palomino agradeció a los medios de comunicación y a la comunidad por la colaboración en las labores de búsqueda del niño. «Lo que estamos haciendo es recomponer ese equipo especializado en búsqueda y rescate, con el fin de encontrar los restos, de lo que nosotros creemos ha sido el nino que cayó en esa alcantarilla», explicó el general Palomino.

Fuentes, de 2 años de edad, desapareció en el barrio Quintas de Santa Ana en Soacha (Cundinamarca) y las autoridades ofrecen una recompensa de 100 millones de pesos (50 de la Policía, 40 de la Gobernación de Cundinamarca y 10 del municipio de Soacha).

Esta nueva prueba descarta la posibilidad de un secuestro, como en un momento se pensó por parte de las autoridades.

En 2013, Michel Dayana Barrera, de dos años de edad, cayó en una alcantarilla destapada en la avenida Jiménez con calle novena, en el centro de Bogotá.

La búsqueda de Anyelen duró unas 18 horas e incluyó buzos profesionales de Bomberos de Bogotá y una cámara robot de la Empresa de Acueducto.

Cada vez que se roban una tapa de alcantarilla en Bogotá, al Acueducto le cuesta 300.000 pesos reponerla. La empresa no alcanza a hacer el inventario de cuántas se roban al año, pero en el 2014 instaló 1.132, en todos los casos, para reponer las que habían sido hurtadas.

Como las tapas se las roban para reciclar el metal, la empresa ha acudido a usar modelos de concreto y reciclables, pero ni así se puede contrarrestar el hurto de estos artefactos. Es un delito, pero hasta hoy no se conoce ninguna condena por el tema, y las siguen robando.

Los comentarios están cerrados.