En la Zona Veredal de Paz Antonio Nariño, ubicada en el municipio de Icononzo – Tolima, territorio cargado de historias y huellas del conflicto, reintegrados de las FARC- EP, vivieron un día Histórico, que tuvo como protagonista el deporte Rey, “el fútbol”, lenguaje universal que permitió consolidar un espacio de diálogo y socializar temas en construcción de paz, y reconciliación, Isabela Sanroque una bogotana que lleva 12 años en la Guerrilla, e integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP, abrió las puertas para que a través del deporte se pudiera llevar un mensaje de Paz, Respeto y Tolerancia, La Fundación Fútbol y Paz Construyendo País, brindó las herramientas para que este encuentro pedagógico fuera Realidad.

Con la Camiseta Puesta y Un balón de fútbol en la mano, los integrantes de las FARC-EP compartieron sus vivencias, propósitos, ilusiones e incluso contaron sus temores al llegar o a la vida Civil, esta vez fue el Fútbol el que permitió soñar durante el tránsito de la Guerra a la Paz

Félix Mora Ortiz Director de la Fundación y autor de la cátedra para la paz a través del Fútbol, afirmo: “para Nosotros es la experiencia más relevante como resultado de esta iniciativa que diseñamos, Esto es una verdadera construcción de paz, pasamos de la Teoría a la implementación y el resultado es más que satisfactorio”

Con seminarios, conversatorios y talleres se continuara llevando un mensaje de Paz que permita solidificar el Posconflicto y alcanzar la verdadera y anhelada paz para Colombia, desde la Zona Veredal Antonio Nariño, Isabela Sanroque envió un mensaje no solo al planeta Futbolero, sino para que el Mundo entero tome como ejemplo de Tolerancia, respeto, convivencia y perdón, la experiencia de la implementar importancia del fútbol como herramienta pedagógica, sentido video reiterando que: “ Somos Guerrilleros y Guerrilleras en tránsito a la vida civil, hacemos parte de este proceso de paz, estamos con fútbol y paz, invitó a todos los deportistas los jóvenes que hacen parte de las barras, que sí es posible reconciliarnos, Bienvenidos todos”.