LA FAMILIA Y EL AMOR POR LA LECTURA

abril 24, 2017 7:41 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia
DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (130)
Del 25 de abril al 8 de mayo se llevará a cabo en Bogotá, la Feria Internacional del libro, FILBO.
El libro y los impresos han sido menospreciados y los quieren reemplazar por las tabletas y los audio-libros, para estimular la pereza de leer. Y a la par han reemplazado la escritura por la pulsación con dos dedos sobre las pantallas.

Estamos en una época en la que la mayoría de nuestros sucesores no sabrán leer, ni escribir. Dependerán de las máquinas. Como la vendedora que debe recurrir a la calculadora para saber cuánto valen dos camisas de cien mil pesos cada una.
Vemos con tristeza el cierre de librerías y de almacenes de música. Y abundan las ventas de publicaciones piratas y de USB con canciones mal copiadas. En Bogotá, un local donde funcionó una librería muy prestigiosa ahora funciona una licorería. Tristeza grande.
LOS PAPÁS Y LA ENSEÑANZA A LEER
Es muy difícil que los papás de esta época enseñen a sus hijos el amor por los libros, porque no tienen tiempo y viven esclavos del PC, de los dos celulares de oficina que llevan con orgullo y de las tabletas. Y a los hijos los entretienen con televisión y Ipad. Pocas personas tenemos la satisfacción de leer en físico cada mañana los periódicos tomando un café, un jugo o un vaso de agua con limón y bicarbonato. Al tiempo que podemos escuchar la música que sale de las páginas de los periódicos al doblarlas y al rayarlas para destacar las noticias.
Ya son pocos los papás que acompañan a sus hijos al momento de dormir para arrullarlos con la lectura de una historia tomada de los muchos libros de cuentos infantiles, no necesariamente de brujas, espantos y malvados. A propósito hay que refrescar esta literatura para depurarla de los mensajes negativos que llevan en el fondo.
LA FAMILIA ES LA PRIMERA ESCUELA
La familia es la primera escuela y los padres y abuelos somos los primeros maestros. De todos se espera que formen en sus hijos, nietos y alumnos hábitos de lectura. Que los formen con el ejemplo. Yo quise tener la experiencia de leer con una niña de 12 años EL ESPECTADOR DEL DOMINGO 2 de abril, que es como una tableta de 32 pulgadas, y le dije que podíamos entender que estábamos frente a por lo menos 10 tabletas, una por cada sección, todas abiertas y dispuestas a darnos información básica y le mostré lo fácil que era pasar de una tableta a otra con una información más precisa que la percibida en la tableta digital. Le dije que estas 10 tabletas no necesitan más energía que la de nuestro cerebro e imaginación para tener a primera mano la información sobre lo ocurrido en el mundo durante la semana que pasaba y que esa información era selecta y de excelente calidad. Y le dije que luego podríamos ir a la tableta digital para ampliar la información. Debo confesar mi tristeza porque solo pude llamar la atención de la niña sobre tres páginas. Y lo entiendo porque durante sus 12 años ha leído prensa pocas veces y ahora está fascinada con la tableta y poder pasar páginas con un solo dedo.
LA MESA DE LECTURA EN LA CASA Y EN LOS COLEGIOS
Si padres y maestros lograremos tener en nuestras casas y salones de clase una mesa de lectura con los periódicos y revistas de la semana y cuaderno y lápiz para tomar apuntes, seguramente rescataríamos la maravillosa experiencia de leer en la fuente verdadera de la palabra: los libros e impresos.
Hagamos durante esta semana una labor inmensa de socialización del hábito de la lectura. Colombia y el mundo ganarán en nobleza y en conocimientos. Que sea en pro de la paz.
Es necesario, urgente que hagamos campañas para recobrar el respeto y el amor por los libros. Que retomemos la costumbre de leer algo antes de dormir. De empeñarnos en que todos los días debemos aprender algo o recordar lo que puede estar al margen del olvido.
Y leer no es solo interpretar las letras del alfabeto. Los idiomas son muchos a nuestro alcance. Por ejemplo las señales de tránsito, las posiciones de las manos, las facciones de las personas, la música de la naturaleza y muchas más. Y excelente que las personas puedan leer en varias lenguas que es tanto como entender varias culturas especialmente para aprender a tolerar y a comprender el mundo.
En Colombia leemos, los que leemos, 4 libros al año en promedio. Y los que no leen lo hacen por pereza o porque no saben leer. Con la cultura de la promoción automática y la abolición de las tareas en casa, hay muchos egresados que son analfabetas funcionales, o lo que es lo mismo, que dicen saber leer, pero no alcanzan a comprender lo que leen. En algunas profesiones se dan el lujo de hacerle decir a los textos lo que no dicen y lo más grave, hacerles decir lo contrario de lo que dicen.
En la red se lee: “La lectura es uno de las prácticas más importantes en la educación de los niños, fomenta la imaginación, la disciplina y la ortografía.” Y como no leemos tenemos una pésima ortografía y total ausencia de las normas de sintaxis.
SIGAMOS SEMBRANDO LA PAZ Y EL AMOR
Los invito a seguir sembrando la paz, el amor y la concordia en nuestros hogares y familias para que tengamos paz, amor y concordia en nuestra sociedad y en Colombia.
Bogotá, 24 al 30 de abril de 2017.

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiquecarlos Blog: www.ElComPAZ.com
Telf. 3153374680

Una respuesta sobre “LA FAMILIA Y EL AMOR POR LA LECTURA”

  1. Rosalba Ramirez Martínez en abril 24th, 2017 11:08 am

    Su reflexión cae como «anillo al dedo» p, q, los jóvenes tengan más amor a la lectura.

Deja un comentario