Sector chocolatería y confitería, vacaciones de caramelo

mayo 30, 2017 5:48 pm

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Ante las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que recomiendan que adultos y niños reduzcan su ingesta diaria de azúcares libres, las empresas principales de chocolate y caramelo en el mundo, Mars Chocolate, Wrigley, Nestlé EE.UU., Ferrero, Lindt, Ghirardelli, Russell Stover, Ferrara Candy Company, y la Asociación para una América más saludable (PHA), acaban de articularse para “ayudar a los consumidores a administrar su consumo de azúcar.”

Las tres primeras con The Hershey Company y Cadvury-Adams, manejan el 70% del mercado de confitería a nivel global.
La octogenaria empresa de confitería Colombina, fundada por Hernando Caicedo (1890-1966), es líder en el sector de repostería en América Latina, habiendo sido destacada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como “escenario de una experiencia de diálogo social y negociación colectiva que pone en evidencia la importancia de tener relaciones laborales basadas en la búsqueda de soluciones”. Colombina, en el corregimiento de La Paila,( el más grande posiblemente de todo el país, según el portal es.wikipedia), produce 90 mil toneladas anuales de confitería y “prácticamente no se detiene”. En Colombia chocolatería, confitería y sus materias primas, sector próximo a cumplir un siglo, es “un motor de generación de empleo”, exporta a varios países del mundo; por concurso es uno de los doce sectores económicos de talla mundial dentro del Programa de Transformación Productiva, y saborea el gusto de dejar de ser considerado como golosina para convertirse en un producto de la canasta familiar dentro del grupo de alimentos. Desde hace un quinquenio un bloque de búsqueda de inversionistas y compradores recorre el mundo promocionando ese sector colombiano. El itinerario sirvió para que en 2015 se enviaran a mercados externos 13.744 toneladas de cacao, el doble de 2014. Los productos colombianos que más se exportan son bombones, bon bon bun, caramelos, confites y pastillas, y gomas de mascar. Hace cuatro años el SENA en Buga, Valle del Cauca, abrió las puertas de la primera Escuela de Confitería y Dulcería de Latinoamérica. Según la web portafolio.co, la confitería y chocolatería es quizá, junto a los hidrocarburos, el sector colombiano que más mercados tiene en el mundo.
En este escenario el país tiene el desafío de adoptar nuevas tecnologías para competir mejor en la región, principalmente con Ecuador y México. El pequeño país atravesado por la línea ecuatorial, la cordillera de los Andes y la selva amazónica, es el gigante mundial; de donde de acuerdo a especialistas, proviene el mejor Cacao Fino y de Aroma del mundo; necesario en la elaboración de chocolates selectos. El cacao es cultivado por 100 mil familias ecuatorianas, el 99% pequeños productores. Se prevé que en 2021 Ecuador exporte 300 mil toneladas métricas por año de Cacao Nacional Fino o de Aroma. La calidad del cacao ecuatoriano por su sabor y aroma, contiene características para la elaboración de chocolates finos, gourmet y dark (negro). En México, destaca Tabasco que saca un 73% del grano, y el restante lo aporta, Chiapas, Veracruz, Oaxaca y Nayarit. Los chilenos son los que más consumen chocolatería. En EE.UU., que siempre ha sido un nicho atractivo para exportar confitería, las empresas de dulces están agrupadas en la National Confectioners Association (NCA), entidad que patrocina celebraciones del chocolate y confitería en todos los meses; junio es el mes nacional del caramelo. En esos días, Noche de Brujas, festividades de Pascua, navidad y el Día de San Valentín, se dispara el consumo de chocolatería y confitería en la mayoría de países de Occidente. En EE.UU. es famoso el libro adaptado al cine, Charlie y la fábrica de chocolate de Roald Dahi, en el que cinco niños ganan billetes de lotería para recibir un tour de la maravillosa fábrica.
La constelación chocolatería y confitería es inimaginable, el sabor es infinito, divertido, delicioso, todo un lujo y lleno de felicidad para todos; los niños y niñas llenan sus loncheras de compotas fortificadas con vitaminas, chocos y confis nutritivos, donde una cara de chocolate vale más que mil palabras. Así llega a transformarse en el número uno en el mundo wellness, donde el objetivo es golpear el punto dulce, para que los mejores momentos duren más, y aunque sea pequeño en tamaño, es grande en placeres; endulza las emociones y te sumerge en un mundo de aventura. Así son las golosinas, chocolates, galletas, sinazucar, helados y dulces. En el caso de Colombia, uno de ellos el coffedelight, es embajador de nuestra cultura en el mundo. Indiferentemente a las sensaciones, los consumidores quieren ver en los quioscos y estantes más opciones, en paquetes más pequeños con etiquetas claras sobre calorías, para tomar decisiones informadas.
Aunque en materia de preferencias cada uno jala para su lado, el chocolate negro está en auge (JYG); el chocolate belga en cualquiera de sus presentaciones que envían desde Brujas, la capital del Chocolate, y definitivamente Venezuela es la reina del chocolate blanco. Un chocolate para que sea considerado “Premium” ha de contener mínimo un 12% de Cacao Fino y de Aroma en su formulación. Los desafíos del sector a nivel mundial son el establecimiento de la norma ISO denominada “Cacao Trazado y Sostenible, y de los actores de la industria del cacao y chocolate, la de usar exclusivamente cacao sostenible antes de 2025; para 2022, los consumidores verán más opciones en paquetes más pequeños con etiquetas claras sobre calorías.
“Al unir fuerzas con PHA y otros fabricantes líder en confitería para crear compromisos más profundos, estamos dando un importante paso adelante para transformar toda la industria para que podamos evolucionar para satisfacer y superar las exigencias de los consumidores de hoy en día”, concluyó Tracey Massey, presidente de Mars Chocolate Norteamérica.
@luforero4

Deja un comentario