Bogotá

Contraloría le abre proceso a Peñalosa por malgastar $146 mil millones en estudios del Metro

–El Contralor de Bogotá, Juan Carlos Granados, anunció este jueves la apertura de un juicio de responsabilidad fiscal al alcalde mayor Enrique Peñalosa por malgastar 146 mil millones de pesos en estudios de la primera línea del Metro para la capital de la República en 2012.

El proceso también involucra al gerente de la compañía del Metro, Andrés Escobar, quien, junto con Peñalosa, deberá explicar por qué no se utilizaron los estudios de Metro subterráneo y se optó por construir un Metro elevado, en audiencia programada para el 29 de agosto próximo.

En la indagación preliminar el organismo de control fiscal tratará de establecer si hubo detrimento patrimonial con la decisión de la administración Peñalosa de no usar los estudios que se elaboraron durante la Alcaldía de Gustavo Petro.

El contralor explicó que llamó a juicio fiscal al Peñalosa y a Escobar en el marco del Proceso de Responsabilidad Fiscal que se abrió por la posible pérdida de $146.510 Millones del erario distrital debido a la presunta irregularidad en la implementación de los estudios y diseños de la primera línea del Metro de Bogotá.

Según Granados Becerra, la decisión obedece a la preocupación del Organismo de Control sobre la «inutilización o utilización parcial» de dichos estudios y diseños que desde el 2015 cuentan con la aprobación del Confis, el aval del Banco Mundial y la actualización de la Universidad de Los Andes y la Universidad Nacional de Colombia.

“El criterio de la Contraloría de Bogotá obedece únicamente al cuidado de los recursos públicos y no a criterios de modelos de ciudad. Por eso se investigará sobre la eficiencia, eficacia y economía de la no utilización de estas inversiones”, afirmó Granados Becerra.

El Contralor de Bogotá sostuvo que es claro que hay una inversión de $146.510 Millones por parte del Distrito, que debe utilizarse o debe haber un argumento de eficiencia fiscal para su no utilización.

De otro lado, subrayó, existe la preocupación en torno a la fecha límite que dio el Gobierno Nacional al Distrito para la suscripción del convenio en el que la Nación financiará el 70 % del costo de la obra, cuyo vencimiento es el 11 de noviembre.

Granados Becerra advirtió que lo importante para la Contraloría de Bogotá es la iniciación de la obra con la mayor calidad y el menor costo posible.

Dijo finalmente que los servidores públicos llamados a investigación, tendrán todas las garantías de carácter técnico y jurídico que establece la ley para este procedimiento, y sus explicaciones servirán al Organismo de Control para determinar si sus acciones u omisiones obedecen a decisiones de mayor eficiencia y eficacia en la utilización de los recursos públicos.

LOS HECHOS

El hecho es que la administración de Peñalosa desechó los estudios realizados por su precedesora de Gustavo Petro. En 2008, Peñalosa inició el estudio de ingeniería conceptual elaborado por la Unión Temporal Grupo Consultor Primera Línea del Metro, integrado por Sener, Ingeniería y Sistemas S.A., (Empresa Lider), Alg Advanced Logistic Group S.A., Tmb Transporte Metropolitano de Barcelona, Incoplan S.A. Colombia, Santander Investmet Valores Colombia S.A Comisionista de Bolsa y J&A Garrigues S.L.P.

Como resultado de este diseño conceptual se propuso una Primera Línea desde el Portal Américas hasta la Calle 175, en tramos elevados y subterráneos, tal como lo registra la empresa del Metro en su página web.

Posteriormente, en el año 2013, a partir del diseño conceptual realizado, el Consorcio L1, integrado por Euroestudios SL, Idom Ingeniería y Consultoría S.A., y Cano Jiménez Estudios S.A., adelantó el “Diseño para la Primera Línea del Metro en el marco del Sistema Integrado de Transporte Público para la ciudad de Bogotá”, que propuso para la ciudad una línea subterránea hasta la calle 127, con una modificación en el trazado.

El costo de esta línea se estimó en $14,89 billones, cuando el euro estaba en $2.557,12 COP y el dólar en $1.997 COP.

En el año 2015, por solicitud del gobierno nacional, la Financiera de Desarrollo Nacional realizó un estudio de Ingeniería de Valor que identificó 49 opciones para optimizar el proyecto, con ahorros considerables, sin afectar su calidad.

En el año 2016, la devaluación del peso, los riesgos de la construcción bajo tierra, los cronogramas de obra y la incertidumbre por los costos de financiación condujeron al gobierno nacional y distrital a realizar un estudio de alternativas para definir el proyecto más conveniente para la ciudad y concluyó con la propuesta de un Metro elevado.

Según la administración de Peñalosa, la propuesta del Metro bajo tierra resultaba inviable a la hora de construir obras subterráneas, lentas y costosas por la calidad de los suelos y las redes de servicios públicos desconocidas.

A partir de esta realidad, gobierno nacional y distrital adelantaron un estudio de alternativas y comparación de costos entre la opción de metro bajo tierra y en viaducto, que hasta la fecha no se había realizado, para tomar la decisión menos riesgosa y más conveniente para llevar a cabo el megaproyecto con el presupuesto existente ($13,8 billones).