Sanandresitos, Baúl de sorpresas

agosto 24, 2017 7:48 am

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Los Sanandresitos derivan su nombre de San Andrés, Islas, declarado Puerto Libre en 1953, de donde hacia la década de los sesenta los comerciantes comenzaron a traer mercancía al interior para comercializarlos en locales ubicados en Barranquilla y en Bogotá en la carrera 38 y la calle 9; posteriormente abarcaron más manzanas hasta transformarse en los centros comerciales denominados Sanandresitos.

Por la llamada apertura económica, las mercancías desde la década de los noventa abordan principalmente de países asiáticos, generando el auge de más locales en los Sanandresitos, por lo que proyectaron sus locales dentro de centros comerciales modernos. La idea de los Sanandresitos, de los que viven miles de familias, fue copiada en otras capitales; y a ellos acude la clientela en busca de diversidad de artículos de marca, a precios favorables que cancela de contado.
Los Sanandresitos , en los cuales trabajan miles de pequeños comerciantes, siempre han estado en la mira de las autoridades fiscales y aduaneras, por supuestamente vender mercancía de contrabando; y evidentemente en allanamientos, que degeneran en disturbios, los hallazgos han sido de bodegas repletas de artículos de contrabando. En Colombia tradicionalmente por el norte entra licores y cigarrillos; por el sur arroz, armas y medicamentos; por el occidente textiles y confecciones y por el oriente ganado y cuero, al parecer todo de contrabando. ¿De dónde, para quién, qué cantidades?. Las autoridades no supieron dar respuesta a estos cuestionamientos; parten de suposiciones, debido a que el contrabando no deja registros. El Observatorio de desarrollo económico estima que comerciar con productos sin pagar los impuestos correspondientes, “le quita varios billones de pesos anuales a los impuestos del país.”
Por ese fenómeno a mediados de 1997, el gobierno declaró la guerra a los sanandresitos; fijando un ultimátum de días para legalizar las mercancías, so pena de su remate y cárcel para los responsables. Esta situación llevó a los comerciantes de esos locales a organizarse y pedir su legalización, conformando en 1999 la Cooperativa de Comerciantes de los Sanandresitos de Colombia “SANANDRECOOP”, producto de la iniciativa de comerciantes del ramo de la perfumería. En 2015 se expidió la ley 1765, llamada anti contrabando, que ha sido “vendida” lentamente por el gobierno a los sanandresitos, pese a no compartirla integralmente. Los primeros en adecuarse a la ley son los perfumistas y licoreros. El ramo de perfumería es importado por “Sanandrecoop”, y el de licores importados lo mercadea la francesa Pernod Ricard con la comercializadora Livencol, integrada por más de un centenar de accionistas. Esas estrategias se han traducido en el pago de impuestos para los departamentos; así “todo el mundo puede importar de manera legal, se puede trabajar bien”, dijo Caty Rosero, Gerente en Perfumeria LERS SAS.
Acerca de los sanandresitos, agremiados en la Federación de Sanandresitos de Colombia (Fesacol), se afirma que estarían monopolizados o manejados por “zares”, y se eclipsan al punto de llegar a la oscuridad, por la excesiva informalidad laboral de los empleados de los locales, la mayoría jóvenes; el comercio chino; la adulteración de mercancías; la supuesta evasión de impuestos que continuaría presentándose y el sube del dólar. La fragancia cambia cuando las autoridades incautan no propiamente mercancías de primera necesidad o de lujo, o se comprueba por las mismas que los locales y bodegas estarían destinados a otros fines, menos el comercio. La Universidad Nacional de Colombia –UN- estima que en el país funcionan cerca de 72 plataformas con ese nombre, En la Dian y Policía Fiscal y Aduanera se les identifica como ‘‘focos de atención’’. La Facultad de Artes de la UN en 2013 formuló una propuesta para recuperar la zona industrial de sanandresitos comprendida entre la calle 13 y la Avenida Comuneros del D.C., y construir un gran parque público, considerando que esos negocios ‘‘perdieron rentabilidad. ’
@luforero4

Deja un comentario