Movilidad es un problema no solo estructural sino también social

febrero 8, 2018 8:38 pm

Tags de esta nota:

El vehículo particular se considera el medio de transporte que produce la mayor congestión, esto debido a que ocupa casi tres veces más el espacio vial por pasajero, comparándolo con un bus público.

Actualmente en la ciudad se movilizan aproximadamente más de 2 millones de carros y en hora pico el promedio de velocidad no supera los 24 Km/h (diario el tiempo cifras de Secretaría de Movilidad).

La hora valle ya no existe y el pico y placa no es suficiente para aliviar el sufrimiento que padecen los capitalinos con los trancones.
En los últimos 16 años el parque automotor ha crecido un 70%, con las mismas vías de hace 20 años.

La capital debería tener 6.240 kilómetros carril vía, pero sólo cuenta con 3.600 km/carril vía.
Los actores viales también contribuyen al caos de movilidad con comportamientos como: mal parqueo en vía, irrespeto a las señales de tránsito, invasión de las intersecciones, etc.

Mantenimiento a la malla vial, construcción de los mega-proyectos viales, calidad del servicio en el transporte público, infraestructura segura para peatones y ciclistas y la ejecución de los semáforos inteligentes son soluciones que contribuirían significativamente al caos actual de movilidad.
El Teletrabajo es otra opción para mejorar la movilidad en la ciudad y la calidad de vida de los capitalinos.

El panorama de la movilidad en Bogotá es poco alentador, la percepción de los capitalinos es que independiente de la hora, el tráfico permanece constante. El promedio de los trancones en la ciudad parecen confirmarlo.

Según el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt), hay cerca de 2 millones de carros, de los que alrededor un millón no salen a circular a la calle durante la medida del pico y placa, sin embargo, se estima que algunos bogotanos han optado por comprar otro carro o moto para movilizarse. Las motocicletas han aumentado en la última década de 45.000 a más de 472 mil, es decir, un 1.000 por ciento.

“La capital debería tener 6.240 kilómetros carril vía, pero sólo cuenta con 3.600 km/carril vía y en los últimos 16 años el parque automotor ha crecido un 70%, con las mismas vías de hace 20 años. El vehículo particular se considera el medio de transporte que produce la mayor congestión, esto debido a que ocupa casi tres veces más el espacio vial por pasajero, comparándolo con un bus público, además de que exige una serie de recursos adicionales del espacio como estacionamientos, también es más costoso en aspectos tales como el consumo energético, la contaminación y la accidentalidad. Se necesita darle prioridad a la infraestructura vial de la ciudad, incentivar el uso del carro compartido y medios de transporte sostenibles que contribuyan a la mejora de movilidad y el medio ambiente, así como garantizar calidad en el servicio del transporte público”. Enfatiza el Concejal Nelson Cubides Salazar.

Un estudio de la Secretaria de Movilidad en el 2017, publicado por el diario el tiempo indica que el promedio de la velocidad constante en toda la ciudad es de alrededor de 24 kilómetros por hora, de 7 a.m. a 7 p.m., lo que denota la ausencia de la hora valle, que va de 9 de a.m. a 4 p.m., en la que se espera que el tráfico vehicular sea más fluido, sin embargo esto no parece tener efecto; y el pico y placa que aplica entre las 6 a.m. hasta las 8:30 a.m. y entre las 3:00 p.m. hasta las 7:30 p.m. no es suficiente para el impacto vehicular que hoy tiene la ciudad.

¿Y cuál es la solución?

Para el Concejal del Partido Conservador sin estrategias reales, difícilmente la movilidad en la ciudad cambiará. En la capital sobran los ejemplos de muchas medidas que se quedan en ideas, e infortunadamente no hay soluciones inmediatas para los trancones.

Se necesitan estrategias de corto plazo, tanto estructurales como sociales, haciendo énfasis en las malas prácticas de conducción, en las distracciones viales y en la capacitación a los conductores de transporte público.

Estructurales:

– Dar prioridad al transporte público: frecuencia de los buses, reducir la inseguridad, detenerse en los paraderos asignados, ampliar la cobertura geográfica de las rutas y garantizar la calidad en el servicio.

– Mantenimiento constante a la infraestructura vial.

– Empezar con las obras como el TransMiCable de Ciudad Bolívar, la construcción de la troncal de la carrera 7. ª, abrir la licitación para el metro elevado de la ciudad y ampliar la troncal de la Caracas entre Molinos y Usme.

– Hacer infraestructura segura para peatones y ciclistas.

– Ejecución semáforos inteligentes: este año se espera que la ciudad entre en la red semafórica la cual permitirá hacer mediciones en tiempo real del tránsito en la ciudad.

Sociales:

– Movilización menos en vehículos privados y más en vehículos sostenibles.

– Mejorar el comportamiento de los actores viales: no invadir las intersecciones, respetar el carril, no parquear en vías principales, respetar las normas de tránsito e incentivar el uso de aplicaciones para conocer el estado de las vías.

– Capacitación de buenas prácticas viales y contribución de los ciudadanos a una mejor inteligencia vial y contribución al medio ambiente.

Así mismo otra opción estratégica es evitar el desplazamiento de los ciudadanos a sus lugares de trabajo. Incentivar el teletrabajo en la actividad económica de Bogotá contribuye a la productividad de los ciudadanos laboralmente activos, minimiza costos, tiempo y ayuda al caos del embotellamiento vial en la ciudad, ya que hay menos desplazamientos vehiculares.

Los comentarios están cerrados.