FAMILIA, EDUCACIÓN, SOCIEDAD, VALORES, CORRUPCIÓN

agosto 27, 2018 7:42 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (194)

Durante cuatro meses se han enviado miles de mensajes sobre la necesidad de acabar con la corrupción en Colombia. Salvo los casados con actos corruptos y de los cuales hacen en su diario vivir un oficio, los demás colombianos, el 99,5%, estamos pidiendo desde hace años que se controlen, se frustren y castiguen los actos corruptos.

Por supuesto que lograr, con nuestras circunstancias de inequidad, pobreza, falta de valores, educación deficiente, información superficial en casi todos los saberes, una sociedad que sea ejemplo de honradez y pulcritud es una quimera. Pero por algo debemos empezar.

En mis años de niñez escuchaba que “para mordedura de perro, pelos del mismo perro” con la idea de que para curar un mal se recomienda aplicar una dosis de lo que ha causado el mal. Para un guayabo parece que una o dos cervezas frías pueden generar un buen efecto.

TODOS ESTAMOS CANSADOS DE LA CORRUPCIÓN

Cansados del robo de los dineros públicos, de las obras mal construidas, del cobro de comisiones o coimas por los intermediarios de obras oficiales, de la expansión del delito, de la inseguridad en todo en territorio nacional y de la inactividad del legislador y de las autoridades para detener ese flagelo infernal, un grupo de ciudadanos, entre ellos congresistas que se autocalificaron de corruptos por incurrir en las prácticas que censuran, invitaron a una consulta popular con la que pretendieron hacer una especie de plebiscito en el que preguntaron: ¿Está Ud. de acuerdo con la corrupción? Y las personas mayores de 18 años podían responder: SI estoy de acuerdo, NO estoy de acuerdo. Es desafortunado que a los menores de 18 años, en quienes hay que sembrar barreras para que eviten optar por el mal obrar, los hayan ignorado en el proceso de educación para el cumplimiento de la ley.

ESCOGIERON UN CAMINO ILEGAL Y ENGAÑOSO

Pero el camino que escogieron para hacer esa consulta plebiscito fue tan ilegal como el mal que pretenden conjurar.

Y lo más irónico es que con la ayuda expresa, o con el silencio cómplice, de los asesores expertos, o que se dicen expertos, en Derecho Constitucional la propuesta avanzó y las voces que denunciamos la inconstitucionalidad, la ilegalidad y la ineficacia de la consulta fueron ignoradas, deliberadamente ignoradas y los más grave calificadas de amigas de la corrupción.

El miedo se creció y como en un espacio muy raro de cosas extrañas las personas resolvieron faltar a la verdad para responder que iban a votar 7 veces SI, pero en su interior ya sabían que no irían a votar. ¡Pelos del mismo perro!

Desde hace dos meses, luego de estudiar detenidamente el proceso y el contenido de lo que al final eran 16 consultas, expresé que no votaría obligado por mi respeto a la ley. Dije: No estoy dispuesto a dar apoyo a un acto ilegal. Y es elemental: participar en un acto ilegal y engañoso es un acto cercano a la corrupción.

AHORA SI LA PRESIÓN SOCIAL DEBE GENERAR CAMBIOS ANTICORRUPCIÓN

En últimas, no todo es negativo. Aun cuando el camino fue equivocado y lo demuestra la falta de apoyo a la consulta, que no es lo mismo que callar ante LA URGENCIA DE PARAR, MINIMIZAR Y COMBATIR TODA FORMA DE CORRUPCIÓN, queda en la conciencia de la mayoría de los colombianos la semilla que al germinar dará frutos para lograr una buena batalla contra todo lo que dañe el bien ajeno, sea privado o público.

LOS QUE PEDIMOS QUE SE ACABE LA CORRUPCIÓN SOMOS 44.000.000

Y debe quedar claro: Quienes piden que se acabe la corrupción no son 11.600.000 personas; quienes pedimos que se tomen medidas legales, educativas, pedagógicas para que se terminen todas las formas de corrupción somos por lo menos 44.000.000 de personas, porque debemos tener en cuenta a los adolescentes, cansadas de las prácticas corruptas que irónicamente se dispararon desde el año 1986 y se fortalecieron en 1991. Que los promotores sean honestos y no se presenten como abanderados de la anticorrupción y ganadores de una lucha que es de todos.

UNA GRAN ESTAFA A LA EDUCACIÓN

Tendremos que encontrar mecanismos que sean legales para combatir todas las formas de corrupción que son muchas. No solo robar el dinero que los contribuyentes hemos depositado en las arcas del Estado. Piensen en la GRAN ESTAFA de lo que fue LA PROMOCIÓN AUTOMÁTICA, el establecer en el Art. 187 de la Constitución que los Congresistas tienen asegurado el incremento anual de sus ingresos, lo que es diferente de salario. El haber ampliado el privilegio de los salarios millonarios a los Magistrados y jueces y Fiscales y Procuraduría para que todos sean prudentes en su actuar y reclamen SUS DERECHOS ADQUIRIDOS.

HAY QUE FRENAR LOS PRIVILEGIOS

En Colombia unos pocos se hacen dueños de los privilegios de la burocracia estatal. Viven del Estado, que es tanto como vivir de los contribuyentes. Hay que revisar cómo para sumar años a la pensión se autorizó publicar un libro que sirviera de texto de estudio. Muchos congresistas daban auxilios a Colegios y copiaban 150 páginas y el Rector beneficiario del auxilio CERTIFICABA QUE EL LIBRO era texto de estudio. Y sumaban dos años para pensión. Sigamos haciendo la lista y veremos que lo del salario es lo de menos.

Pero como el incremento no es obligatorio para los SALARIOS MÁXIMOS sino para el salario mínimo, bien se puede reformar la Constitución para congelar durante 5 años, los salarios o asignaciones a partir de 15 salarios mínimos mensuales legales vigentes y poner techo a las pensiones en los mismos 15 salarios mínimos legales, así como la suma de las pensiones cuando haya sustitución de este derecho. Se presume que un empleado con este salario o ingreso ha recibido beneficios laborales que le permiten tener casa, carro y pensión que le permiten vivir dignamente. Además casi siempre su pareja recibe el mismo beneficio. Con 30 salarios que reciba la pareja viven bien.

LA EDUCACION EN FAMILIA

Eduquemos a nuestros hijos y nietos para el obrar bien. Formemos en ellos barreras morales que les impidan dañar y dañarse y démosles armas para que tengan una vida digna, así sea modesta.

Bogotá, del 27 de agosto al 2 de septiembre de 2018

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiquecarlos Blog: www.ElComPAZ.com
Telf. 3153374680

Deja un comentario