Fiscalía logra condena por feminicidio contra hombre que asesinó a su esposa y lanzó el cuerpo desde un octavo piso

julio 25, 2019 8:06 pm

Tags de esta nota:

Las investigaciones demostraron que Andrés Gómez Uriza continuamente maltrataba física y psicológicamente a su pareja, y la asesinó luego de que la mujer decidió terminar la relación sentimental. Un juez de Bogotá declaró responsable al agresor y en septiembre se conocerá la pena.

Testimonios y otras evidencias recopiladas por la Fiscalía General de la Nación fueron determinantes para demostrar la responsabilidad de Andrés Gómez Uriza en la muerte de su esposa Jennifer Andrea Plazas.

El material probatorio permitió conocer que el hombre retuvo a su pareja durante dos días, le propinó varias heridas con un puñal en el cuello y el tórax, y luego lanzó el cuerpo por el balcón del apartamento en el vivía, ubicado en el octavo piso de un edificio de la localidad de Suba, en el noroccidente de Bogotá.

Los hechos ocurrieron el sábado 23 de junio de 2018, y fueron desencadenados porque la mujer insistió en poner fin a la relación sentimental. La Fiscalía estableció que Gómez Uriza asesinó a Jennifer Andrea Plazas por su condición de mujer y pidió que fuera condenado por el delito de feminicidio.

Las declaraciones recibidas en el curso de la investigación dieron cuenta que el agresor continuamente golpeaba a su esposa, incluso durante la etapa de embarazo; la discriminaba, le prohibía trabajar como entrenadora deportiva, la encerraba en el apartamento por días sin brindarle alimentos y la irrespetaba frente a la hija que concibieron juntos.

Todos estos elementos fueron atendidos por el juez 30 de conocimiento de Bogotá, quien emitió sentido de fallo condenatorio contra Andrés Gómez Uriza por feminicidio simple. En su pronunciamiento el funcionario judicial señaló que: “… la víctima era tratada como un objeto, no respetada ni valorada, su esposo la consideraba como su propiedad”.

La condena se conocerá el próximo 16 de septiembre del año en curso, y la pena oscilaría entre 20 y 40 años de cárcel.

Los comentarios están cerrados.