ONU anuncia emisario especial a Bolivia para ayudar a resolver la crisis

noviembre 15, 2019 5:35 am

Foto Cortesía La Razón

–La oficina del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, anunció que se enviará un enviado especial a Bolivia para apoyar una «resolución pacífica» de su crisis actual después de que los líderes militares pidieran al presidente boliviano que renunciara por irregularidades electorales.

El ex enviado especial de la ONU a Colombia, Jean Arnault, actuará como enviado de la ONU a Bolivia para comprometerse con «todos los actores bolivianos» e intentará apoyar elecciones pacíficas en el país.

Stéphane Dujarric, portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas Guterres, anunció que «el Secretario General sigue profundamente preocupado por los acontecimientos en Bolivia. Reitera su llamamiento a todos los bolivianos para que se abstengan de la violencia y ejerzan la mayor moderación».

El ex presidente Evo Morales se desempeñó como presidente de la nación sudamericana durante 14 años. Fue el primer presidente indígena del país en la historia moderna y líder del partido gobernante Movimiento hacia el Socialismo (MAS).

Después de que el gobierno de Morales no eliminó las restricciones constitucionales para cumplir un cuarto mandato, el MAS apeló a los tribunales de Bolivia para permitir que el presidente vuelva a postularse.

La Organización de Estados Americanos (OEA) declaró que hubo irregularidades electorales en las elecciones presidenciales de octubre para proteger a Morales de una segunda vuelta. Los líderes de la oposición pidieron boicots y protestas en reacción a las noticias.

Morales también enfrentó una creciente presión de la OEA, la Unión Europea, Estados Unidos y un puñado de países latinoamericanos para celebrar nuevas elecciones.

Después de anunciar que celebraría nuevas elecciones presidenciales el sábado, el ejército boliviano se unió a los líderes de la oposición y a los manifestantes para pedir la destitución del presidente. Morales renunció el domingo por sugerencia del jefe militar de su país.

La senadora Jeanine Áñez era la segunda vicepresidenta del Senado y declaró que el funcionario de más alto rango permanecía en la línea de sucesión cuando los aliados del MAS de Morales renunciaron en masa después de la renuncia del presidente.

Áñez ha prometido celebrar nuevas elecciones dentro de los 90 días, como lo exige la Constitución boliviana.

Estados Unidos, Brasil, Colombia, Gran Bretaña y el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, han reconocido a Áñez como presidente interino.

Los gobiernos de Cuba, México, Nicaragua, Uruguay y el gobierno de Maduro en Venezuela han denunciado la renuncia de Morales y la toma de posesión de Áñez como un golpe de estado.

Rusia, un importante aliado de Morales, dijo el jueves que estaba lista para trabajar con Áñez. A pesar de su disposición a trabajar con el presidente interino, Rusia notó que había llegado al poder sin tener un quórum completo en la legislatura.

Morales también llamó a los eventos recientes un golpe de estado, tuiteando «el golpe que causa la muerte de mis hermanos bolivianos es una conspiración política y económica que viene de Estados Unidos».

Muchos están preocupados por los comentarios del presidente interino sobre la comunidad indígena de Bolivia.

En 2013, el entonces senador Añez tuiteó que un ritual indígena del pueblo aymara era «satánico». Morales es aymara, y la Madre Tierra andina, Pachamama, apareció prominentemente en sus discursos y políticas.

Áñez anunció que traería la Biblia al palacio de gobierno de Bolivia, mientras sostenía una enorme Biblia. Bajo Morales, una nueva Constitución fue aprobada en un referéndum de 2009 que eliminó el catolicismo como la religión estatal de Bolivia.

Morales y algunos de sus aliados han recibido asilo en México por su seguridad.

Morales afirmó en una entrevista con el diario español El País, publicada el miércoles, que todavía era presidente legal porque su renuncia aún no había sido aceptada por la legislatura. Los miembros del MAS controlan la mayoría de la legislatura y no reconocen a Áñez como presidente interino.

Áñez dijo el jueves que Morales no podrá participar en las próximas elecciones porque tiene prohibido postularse por cuarto mandato consecutivo.

La oficina del secretario general anunció que apoyará todos los esfuerzos para una «resolución pacífica de la crisis, incluso a través de elecciones transparentes, inclusivas y creíbles». (Información VOA).

Deja un comentario