Foto: Google para reutilizar

Según el Estudio Nacional de Salud Mental en Colombia del 2017, 40% de la población activa laboralmente, es decir entre los 18 y los 65 años, ha sufrido algún trastorno psiquiátrico asociado al estrés en algún momento de su vida.

El estrés no solo afecta la salud psiquiátrica de las personas, además, es un factor de riesgo para sufrir de las Enfermedades Cardiovasculares (ECV).

Las ECV causadas por el estrés se manifiestan principalmente a través de aumento de presión arterial. Durante un episodio en el que un trabajador esté sometido a altos niveles de presión, se liberan más hormonas, lo cual puede dañar la capa interior de las arterias y formar coágulos.

Estos podrían obstruir las placas venosas y ocasionar un ataque al corazón. De acuerdo con el Ministerio de Trabajo de Colombia, entre las consecuencias del estrés laboral crónico está el deterioro del organismo y desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Es decir, hay una estrecha relación entre el síndrome de Burnout o de agotamiento laboral y las patologías que afectan al corazón.

Para la Fundación Española del Corazón, casi el 40% de las muertes que se producen en el trabajo se deben a una enfermedad cardiovascular y es que es común que, en el mundo laboral de hoy, tanto altos ejecutivos como trabajadores de clase media, estén sometidos a jornadas laborales extenuantes e incluso, con condiciones contractuales que afectan su estabilidad económica y emocional.

Pero, hay otro panorama, y es la necesidad de autoexigirse para cumplir con los estereotipos de la sociedad, alcanzar un éxito que se ajuste con las expectativas de cada persona y someterse a ambientes laborales hostiles como reto profesional.

A nivel macroeconómico, las enfermedades cardiovasculares suponen una pesada carga para las economías de los países de ingresos bajos y medios. Se calcula que, debido a la muerte prematura de muchas personas por enfermedades no transmisibles, en particular las ECV y la diabetes, el PIB se puede reducir hasta en un 6,77%.

Cada paciente adulto de enfermedad coronaria, el tipo más común de enfermedad cardiaca,[vii] le cuesta al Sistema de Salud de países con ingresos bajos y medios un promedio de anual de USD$ 4,277 a USD$ 4,846; es decir, entre 13.3 y 15.1 millones de pesos.

Existen algunas señales de alarma que pueden presentarse como:

-Fatiga habitual
-Sudoración continua
-Molestias gastrointestinales
-Necesidad de consumir alimentos en exceso
-Insomnio constante
-Tics nerviosos, irritabilidad y/o déficit de concentración

“Como primera advertencia, no es bueno para la salud sentirse agobiado o superado por la carga laboral. El sedentarismo, la ansiedad, las comidas fuera de los horarios, alimentos procesados que se consumen en una carrera contra el tiempo y el consumo de tabaco, son hábitos muy comunes dentro del escenario laboral y los principales factores de riesgo para que las personas sufran episodios cardiacos” asegura el doctor Carlos Fernández Newball, asesor médico de Bayer.

Para evitar las complicaciones causadas por el estrés laboral, el especialista hace un llamado para concientizar la población colombiana, con una serie de recomendaciones útiles para el manejo del estrés durante esos momentos en que el trabajo abruma en cantidad:

Priorizar, ordenar y decidir: organizar las tareas que se deben hacer con urgencia y cuáles pueden esperar. La precisión en sus prioridades será vital para que evite la acumulación de trabajo. Mida sus tiempos para que pueda cumplir cada tarea.

Respirar profundo y tener paciencia: Hay momentos en los que el trabajo se vuelve dispendioso y puede generar dolores de cabeza. Ante estas situaciones, tome un respiro y tenga la mente clara. Con un poco de paciencia, podrá realizar sus labores con mayor tranquilidad y podrá reducir el flujo de trabajo.

Los problemas personales no se llevan a la oficina y viceversa: Es indispensable que los problemas personales no se junten con la vida laboral. Evite combinar los problemas del trabajo con los personales y verá que tendrá una cabeza más tranquila para solucionar sus conflictos en el trabajo y ejecutar sus actividades más tranquilamente.

Hay tiempo para todo: Que el trabajo no le abrume ni le quite espacios. Tómese su tiempo para hacer actividades relajantes y que pueda disfrutar, como leer, hacer yoga o dibujar. Esto podrá distraerlo de los problemas del trabajo y despejar la mente. Además, cumpla con su horario de almuerzo, de entrada y de salida de la oficina.

Ejercicio relajante: Haga actividades físicas moderadas con regularidad. Una caminata moderada de solo 30 minutos por día puede ayudar a levantarle el ánimo y reducir el estrés.

¡Dígale no al cigarrillo y al alcohol!: Es importantísimo que usted no caiga en el consumo de tabaco o de bebidas alcohólicas como métodos para sobrellevar el estrés. Es contraproducente para su salud y puede producirle otras complicaciones físicas.
Otras recomendaciones

Según la Asociación Americana del Corazón, las personas con alto riesgo de ataque cardíaco y sobrevivientes de esta condición deberían tomar una dosis baja de Aspirina® si así lo indica un médico. El consumo de Aspirina® 100, puede ayudar a prevenir el accidente cerebrovascular no mortal, recurrente en personas que ya han sufrido un primer ataque isquémico o han tenido un ataque isquémico transitorio.

Además de seguir estas recomendaciones, es esencial que a partir de los 45 años la persona realice exámenes regulares para vigilar la salud del corazón. De esta manera, si existe algún problema, será mucho más fácil obtener un tratamiento oportuno.