Terminó la adecuación de la infraestructura para 200 camas UCI en hospitales intervenidos

mayo 5, 2020 2:33 pm

En el marco de la emergencia sanitaria por el covid-19, la Superintendencia Nacional de Salud realizó un seguimiento a las adecuaciones de infraestructura, dotación y otras acciones adelantadas en los hospitales que están bajo medida de control por la entidad, para ampliar su capacidad instalada a 1.800 camas, de las cuales 347 estarían ubicadas en las unidades de cuidados intensivos (UCI) en estos centros asistenciales.

Al término de la primera de dos fases que contempla la estrategia del Gobierno Nacional y la SuperSalud, se evidenció que con recursos propios, con el apoyo financiero de las entidades territoriales y las donaciones del sector privado, terminaron las adecuaciones para las primeras 200 camas de cuidado crítico.

“El objetivo es aumentar las camas para las unidades de cuidado intensivo en el país. Estos esfuerzos se verán reflejados en mejores y más oportunos servicios de salud para la atención de los colombianos”, manifestó el Superintendente de Salud, Fabio Aristizábal Ángel, y agregó que en los diez hospitales intervenidos y en los tres que están bajo medida de vigilancia, las tareas de readecuación y prevención avanzan a buen ritmo.

En la lista de centros asistenciales intervenidos se cuenta el Hospital Universitario de Sincelejo que, con la ayuda de la Gobernación de Sucre, adecua el área de consulta externa para recepción de pacientes con sintomatología respiratoria y urgencias. También, la administración departamental se comprometió con otras 51 camas UCI y 60 de hospitalización para esta institución.

Así mismo, en el Hospital Regional II Nivel San Marcos, del mismo departamento, se estableció un área exclusiva para la atención de consulta por urgencias, y se trabaja en la infraestructura para 20 camas de hospitalización aisladas. Con la gestión de la Superintendencia y del Ministerio de Salud y Protección Social, se habilitarán 10 camas de cuidado intensivo para adultos.

Entre tanto, en el Hospital San Jerónimo de Montería se adecuaron dos salas de atención para covid-19: la sala ERA 1, con capacidad para 10 camas, y la sala ERA 2, con 13 camas y un quirófano. La Gobernación de Córdoba se comprometió con 18 camas UCI, ventiladores y monitores.

Igualmente, en el Hospital San Diego, de Cereté, se avanza en el montaje de un área diferenciada para la consulta de urgencias de pacientes con síntomas de afección respiratoria o con sospecha de Covid-19; 6 habitaciones de aislamiento, y 8 para cuidados intensivos. Del mismo modo, existe un proyecto adicional de 19 camas para UCI y 10 de aislamiento, y se implementaron medidas adicionales como los servicios de teleconsultas, capacitación y entrenamiento, entre otras.

Por su parte, en el Hospital San Andrés de Tumaco se adecuó el espacio para 10 camas UCI y 70 camas hospitalarias, con capacidad de expansión para otras 70. Allí, la Gobernación de Nariño hizo entrega de 15 camas y elementos para la unidad de cuidados intensivos.

En el Hospital Universitario del Caribe, de Cartagena, con el apoyo del Ministerio de Salud y la Gobernación de Bolívar, se proyecta la adecuación para 48 camas UCI y 152 para hospitalización. Además, cuenta con 14 cubículos listos para ser dotados y convertirlos en camas UCI. Además, la administración municipal entregará ventiladores y monitores para el centro asistencial.

La ESE Río Grande de la Magdalena, en Bolívar, avanza en la preparación de su talento humano para la identificación de pacientes sospechosos de covid-19 y, de ser necesario, remitirlos oportunamente a niveles superiores de atención.

En el Hospital San José de Maicao, en La Guajira, se adelantan obras para la adecuación de 10 camas UCI, en el segundo piso, y 30 en el tercer piso de la institución. También se instalaron 11 unidades de vivienda para la ubicación de 66 camas de hospitalización.

Así mismo, para este centro hospitalario se recibieron donaciones de elementos de protección personal e insumos por parte de El Cerrejón, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), P&G, Save the Children, ONU Migración, Unice y Baylor Collage of Medicine.

Así mismo, en el Hospital Regional San Andrés de Chiriguaná, Cesar, se adecuaron 10 camas en la unidad de cuidados intensivos, y se vienen adelantando trabajos de infraestructura para la ubicación de 37 camas de aislamiento.

El Hospital Alejandro Próspero Reverend, de Santa Marta, por su parte, avanza en la ampliación de 20 camas de aislamiento para la atención de pacientes con covid-19, que serán ubicadas en la Clínica La Castellana; se dotó al personal de elementos de protección e insumos, y se aumentó el parque automotor.

El Superintendente Aristizábal Ángel destacó el compromiso de los departamentos de Risaralda, Tolima y Meta, de cara a estas acciones para atender la emergencia sanitaria, donde la SuperSalud cuenta con tres hospitales bajo medida de vigilancia especial.

En este sentido, el Hospital San Jorge de Pereira avanza en la readecuación de su infraestructura para la instalación de 31 camas de aislamiento; además, con recursos por 650 millones de pesos, aportados por la Gobernación de Risaralda, se realizan obras de abastecimiento de agua potable y de la red contra incendios, entre otras.

De igual forma, el Hospital Federico Lleras Acosta, de Ibagué, con el apoyo de la Gobernación del Tolima, hará la reapertura de la sede del Limonar, donde se ubicaron 43 camas de aislamiento y se dotó la unidad de cuidados intensivos con 10 camas. También la administración departamental hizo entrega de elementos de protección para el personal asistencial.

Finalmente, el Hospital Departamental de Villavicencio proyecta la dotación de 32 camas de UCI y 114 de aislamiento, con el compromiso de la administración del Meta. Igualmente, se adecuaron espacios como el polideportivo para la ubicación de 50 camillas y dos carpas para otras 32 camas, y se cuenta con tres consultorios exclusivos para la atención de pacientes que ingresen con otras patologías.

Deja un comentario