Desaparecidos en altamar 16 niños venezolanos deportados por Trinidad y Tobago

noviembre 23, 2020 7:23 pm

16 niños venezolanos, entre ellos un bebé de cuatro meses, fueron deportados desde Trinidad y Tobago el pasado domingo. A los menores de edad los montaron en dos peñeros junto con nueve mujeres. Hasta el momento se desconoce su paradero.

David Smolansky, comisionado de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, escribió en su cuenta de Twitter que algunos niños fueron separados de sus padres que ya estaban legales en Trinidad y Tobago. Una juez de la Corte Suprema de la isla emitió una sentencia para que devolvieran a los venezolanos, pero era tarde, las embarcaciones ya habían zarpado.

Eliécer Torres, representante del grupo de familiares de los niños y mujeres deportados, exigió a las autoridades abrir una investigación para conocer su paradero. Además, dijo que algunos de los menores de edad están deshidratados y tienen vómitos.

En un video que difundió Smolansky, los parientes dijeron que el bote en el que fueron enviados a Venezuela no tenía identificación ni se conoce quién era el capitán.

De acuerdo con el medio de comunicación trinitario Guardian, las edades de los 16 niños están entre los cuatro meses y los 14 años. Contó que fueron deportados después de las 11:00 a. m. a pocas horas de su audiencia de hábeas corpus y durante una alerta climática amarilla.

Los medios locales aseguran que los botes fueron escoltados por la guardia costera trinitaria hasta que salieron de los límites del país, además llevaban poco combustible y alimentos. Presuntamente el destino de la embarcación era la isla La Barra de Cocuina, en el estado Delta Amacuro.

Sin embargo, el portal digital Tanetanae de Delta Amacuro, contó que estos botes se habrían quedado sin combustible la tarde del domingo en la isla al norte del estado.

Las mujeres y los niños fueron detenidos el martes 17 de noviembre en el área de Chatham. Los trasladaron hasta una comisaría en Erin, donde los mantuvieron en una celda y uno de los niños se enfermó.

Según Guardian, la defensora Nafeesa Mohammed pidió al director de Inmigración dialogar acerca de la situación de los niños y mujeres venezolanos, y presentaron las pruebas que mostraban los lazos familiares, así como los certificados de nacimiento de los menores de edad, pero los funcionarios de inmigración en Puerto España se negaron a aceptar los documentos.

Mohammed explicó al medio local que el sábado 21 de noviembre se enteró de que los migrantes serían trasladados a una comisaría de Cedros y presentó el recurso de hábeas corpus ante el tribunal superior. Envió correos electrónicos y mensajes a través de WhatsApp para informar sobre la situación, pero no le respondieron, hasta que se enteró que los habían montado en dos botes en el embarcadero de Cedros, donde está la base de la guardia costera.

“Es realmente sorprendente saber que tales acciones serían tomadas por personas que representan al Estado. Esto es una violación de todas nuestras obligaciones a nivel internacional y, por supuesto, a nivel local porque sabían que los procedimientos judiciales habían comenzado y, en lugar de respetar al tribunal se los llevaron en un bote”, dijo Mohammed a Guardian.
La abogada aseguró que también trató de contactar al comisionado de la policía Gary Griffith, pero no le respondieron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *