SER MAESTRO O EL ARTE DE EDUCAR PARA EL VIVIR BIEN

abril 12, 2021 3:11 pm

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (336)

“Aquellos que educan bien a los niños merecen recibir más honores que sus propios padres, porque aquellos sólo les dieron vida, éstos el arte de vivir bien” (Aristóteles)

He dicho que “Un país es lo que son sus familias y sus maestros.” La familia y la escuela son los primeros espacios semejantes a una sociedad, a un estado, en el que el ser humano aprende los valores de sana convivencia, democracia, emprendimiento, respeto, responsabilidad y muchos más.

Los padres somos los primeros maestros y los maestros nuestros segundos padres. En el hogar y en la escuela se enseña con el ejemplo. Crecemos a imagen de nuestros padres y maestros. Hay maestros que no podemos olvidar por su grandeza en la enseñanza del buen vivir y a otros por sus desatinos.
La constitución dice que los progenitores debemos ser responsables y que los maestros deben formar al colombiano en el respeto a los derechos humanos, a la paz y a la democracia.

Estos principios no se pueden quebrar, ni ignorar. Se dice que en Colombia hay libertad de cátedra, de enseñanza y olvidamos que todas las libertades tienen límites. La presunta libertad sin límites es libertinaje, anarquía, destrucción y hasta vandalismo.

La profesora Sandra de Cali y sus defensores a ultranza quiebran su deber de educar para el buen vivir y para la sana convivencia.

Olvidan que no pueden sembrar odios y resentimientos en sus estudiantes.

El mal llamado taller, de taller no tiene nada y recomiendo que se instruya al respecto, porque solo es un envío de preguntas con respuestas direccionadas, dice mal de la profesora Sandra. No se puede culpar a todos los maestros, porque son muchos los que ejercen su tarea con gran apostolado.
Los mal llamados falsos positivos, digo mal llamados porque en la fuerzas militares no existe la palabra positivo para referirse a una operación exitosa, cuando son muertes de personas inocentes, conocidos como inocentes y presentados como maleantes, son asesinatos y así se les debe juzgar tanto como a los asesinatos de los diputados del Valle, de los humildes de Bojayá, de los cadetes de la escuela General Santander, de los visitantes del Club El Nogal, de los transeúntes muertos por robarles un celular o una bicicleta.

Actuó mal la profesora Sandra al exponer su odio antiuribista y al pretender sembrarlo en sus estudiantes, al ignorar que los asesinatos no son únicamente de la esfera de los mal llamados falsos positivos, al hablar de cadena de mando que seguro ni ella sabe qué es, al culpar al Ejercito y al Gobierno, en este caso al Presidente Uribe de esos actos macabros, como si no fueran censurables los demás asesinatos a que he hecho referencia y como si hubiese providencia condenatoria contra el Presidente Uribe por esos hechos. Profesora Sandra no hay ninguna investigación por esos hechos contra el Presidente Uribe, ni su ministro de Defensa Juan Manuel Santos.
Por supuesto que ese mal llamado taller jamás se presentará en un colegio privado.
Y debe quedar claro que por tratarse de una opinión política ningún estudiante puede ser calificado con desaprobado, ni reprochado. Mejor, ese taller no puede ser calificado. Excelente que los padres de familia y la opinión pública puedan conocer las respuestas que dieron todos los estudiantes y las calificaciones y observaciones de la profesora Sandra.

Por supuesto que los estudiantes deben conocer la verdad sobre la violencia, la pobreza, la inequidad, las opulencias que vivimos en Colombia y la obligación de los padres y maestros es formarlos para que las causas de todas esas patologías se superen.

La obligación de padres y maestros es educar para el bien vivir y para que la Constitución no siga siendo un texto literario aplaudido por teóricos, sino una realidad palpitante en nuestra familias y en nuestra sociedad para reine la paz, la sana convivencia, el respeto y el progreso de todos.

SIGAMOS CULTIVANDO LA PAZ EN LAS FAMILIAS Y EN LAS ESCUELAS.

Sigamos cultivando el respeto, las palabras decentes, la autoestima, el civismo, en nuestra familia, en nuestras escuelas, en nuestra sociedad y en Colombia para para tener vida digna y sana convivencia.

Bogotá, del 12 al 18 de abril de 2021

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com y
cfmconsultas@gmail.com

Twitter @fradiqcarlosSr Blog: www.vidaenfamilia.com.co
Telf. 3153467089

Deja un comentario