Gabriel García Márquez «sufre como un perro»

El premio Nobel de Literatura 1982, Gabriel García Márquez, afirmó hoy que «sufre como un perro» por la mala calidad del periodismo escrito y porque es raro encontrar en los periódicos notas o reportajes que sean «auténticas joyas».
«No hay mejor oficio en el mundo que éste, pero ya a mi edad me aburre mucho», afirmó Gabo, quien añadio que debido a esa necesidad diariamente lee varios periódicos, por lo que «cada mañana son un desastre». «Sufro como un perro», dijo al comentar sobre esas lecturas.
“El periodismo es una vaina que uno lleva por dentro», explicó el escritor antes de su participación en Monterrey, Mexico, en el «VI seminario internacional sobre la búsqueda de la calidad periodística», al que asiste más de un centenar de comunicadores de América Latina, Europa y Estados Unidos.
El autor de Cien años de soledad y El amor en los tiempos de cólera, lamentó que el periodismo actual se hace de prisa, por lo que los periodistas no pueden pensar mejor lo que escriben.
Explicó que pasa mucho tiempo en el teléfono peleando con los jefes de la redacción de algunos medios porque no les dan lapsos suficientes para escribir a los reporteros. «Cuando uno está apurado no tiene tiempo de pensar, y al otro día uno dice mejor hubiera dicho esto, pero uno a veces así aprende», indicó.
No obstante, admitió que ahora los periódicos deben competir con la radio y la televisión, pero que la escritura tiene una gran ventaja sobre los medios electrónicos. «Escribir sale del alma, los otros medios son aparatos son máquinas», subrayó Gabo.
Destacó que encuentra muy pocos reportajes o notas que pueden ser consideradas «joyas», pero que cuando las encuentra piensa: «¿Quién será este tipo?».
«Siempre ha sucedido así, pero antes había la ventaja de que el periódico era más difícil de hacer y las máquinas nunca funcionaban bien y daban tiempo para pensar un poquito», afirmó.
«Esa era la vida de los periodistas de antes, entonces sufríamos tanto que nos teníamos que emborrachar todas las noches», añadió García Márquez. (….SIGUE … SIGUE …)
Aseguró que ese «ciclo ya se cerró», por lo que mejor se dedicó a escribir libros. «Duré diez años escribiendo un libro», añadió, y acto seguido soltó una carcajada.
«Ahora estoy terminado un libro. Siempre empiezo a escribir un libro, lo voy escribiendo y cuando termino voy haciendo las correcciones», expresó. En respuesta a la pregunta de qué tema abordará en su última novela, dijo «La última jamás», pero «si lo supiera ya la tendría escrita», subrayó.
«El día que conozca cómo se van a llamar mis novelas dejaré de preocuparme», concluyó Gabriel García Márquez.