EE.UU. no ha suspendido ayuda para el Plan Colombia

noviembre 6, 2008 7:33 pm

–Estados Unidos no ha suspendido la ayuda militar a Colombia, afirmó el Ministro de Defensa Nacional, Juan Manuel Santos. Tampoco es cierto, agregó, que haya descertificado a 3 unidades del Ejército involucradas en los hechos que provocaron el retiro de 27 oficiales y suboficiales, esto es, la muerte de jóvenes desaparecidos en Soacha, Cundinamarca.

Santos dijo que se comunico con el embajador de los Estados Unidos en Bogotá, William Brownfield, quien le comunicó que habia sido una mala interpretación a declaraciones entregadas por un funcionario estadounidense en Washington.

El ministro dijo que el diplomatico le indico que no ha habido ninguna descertificación a las brigadas 2 y 7 del Ejército como se ha informado erróneamente en las ultimas horas.

“La certificación por derechos humanos es hoy la misma de ayer o de hace un mes”, precisó Santos.

En cuanto al recorte de recursos de los Estados Unidos al Plan Colombia, el Ministro dijo que estos corresponden a algunos componentes de ese programa, hecho que estaba previsto en los acuerdos.

Añadio que ha dialogado con representantes demócratas y todos le expresaron su respaldo al Plan de lucha contra el narcotráfico.

“El plan Colombia no está en juego”, advirtió Santos, quien subrayó que el gobierno colombiano se propone establecer dialogos con el nuevo equipo del presidente electo Barack Obama para garantizar la continuidad del plan.

Sin embargo, en un comunicado emitido por la embajada norteamericana en Bogotá, aunque se establece que Estados Unidos no ha suspendido la ayuda para el Plan Colombia, sí advierte que 3 unidades militares no calificaron para recibir asistencia estadounidense por estar involucradas en violación de los derechos humanos.

Se refiere a las brigadas 2 y 7 del Ejercito y una que adelanta operaciones de desminado, implicadas en la muerte de jovenes desaparecidos en Soacha y el sur de Bogotá.

METAS INCUMPLIDAS

–El Plan Colombia «no ha cumplido totalmente» sus metas de reducción de la droga pero ha mejorado la seguridad, indicó este miércoles un informe gubernamental que propone mayor coordinación de las dependencias federales para empezar a cortar la ayuda financiera a Colombia.

La información corresponde a un informe de la Oficina de Responsabilidad de Gobierno, una dependencia del Congreso conocida como GAO (Government Accountability Office), que recomienda que el Departamento de Estado desarrolle en conjunción con otros departamentos y el gobierno de Bogotá un plan integral de «nacionalización» que permita a los colombianos administrar progresivamente el combate a las drogas y grupos armados, los propósitos medulares del Plan Colombia.

El nuevo plan, agregó, deberá definir funciones y responsabilidades de Estados Unidos y Colombia, así como los requerimientos futuros de financiación y un calendario.

El informe fue elaborado por la GAO a pedido del senador Joseph Biden, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y ahora vicepresidente electo, como parte de una tendencia de la mayoría demócrata del Congreso de reducir el financiamiento del plan y poner mayores trabas en otras partidas, como la certificación por el Departamento de Estado del respeto a los derechos humanos en el país sudamericano.

En Bogotá, el ministro de Defensa Juan Manuel Santos dijo que los demócratas están divididos en cuanto a si se le da al Plan Colombia una mayor importancia en la ayuda militar o el desarrollo social.

«En efecto ha habido una transferencia de lo militar a lo social, que yo espero que se discuta con nosotros para mantener en lo posible el nivel absoluto y que los recortes que se vienen de todas formas… sean los menos dolorosos posibles», afirmó el funcionario colombiano.

Santos dijo que una vez que el presidente electo Barack Obama empiece a nombrar su personal de colaboradores, entre ellos los secretarios de Estado y Defensa, Santos vendrá a Washington en busca de entrevistas para hablar sobre la realidad colombiana.

El Plan Colombia fue anunciado en 1999 por el entonces presidente Carlos Pastrana y luego aprobado por el presidente estadounidense Bill Clinton. Se encamina a la reducción en un 50% en seis años de la producción de droga, primariamente cocaína, así como mejorar la seguridad en Colombia con la recuperación de áreas controladas por grupos irregulares.

Los comentarios están cerrados.