Un nuevo escándalo por lo que sería otro falso positivo, afecta al Ejército

Diez jóvenes oriundos del departamento de Boyacá, fueron raptados, asesinados y luego mostrados a la prensa como guerrilleros muertos en combate, según denunciaron sus familiares.

Las diez víctimas de lo que sería un nuevo falso positivo eran, según el abogado de la parte civil, trabajadores, estudiantes y obreros que laboran en Chiquinquirá y otras poblaciones de Boyacá.

Según fuentes de la Fiscalía, uno de los casos que se investiga se relaciona con el crimen de Luís Gabriel Penagos Rodríguez, quien desapareció cuando se desplazaba desde Puente Nacional a Chiquinquirá el pasado 15 de mayo.

Penagos Rodríguez, quien se desempeñaba como obrero de construcción, apareció posteriormente como abatido en combate. El Ejército lo presentó como un delincuente dedicado a vender secuestrados a las Farc.

Las otras víctimas, conductores de taxi, estudiantes y labriegos desaparecieron por la misma época de las poblaciones de Pauna, Maripi, Puente Nacional y otras regiones del occidente de Boyacá. Todos aparecieron con tiros de gracia en la cabeza y fueron presentados como integrantes de la guerrilla y otros grupos armados al margen de la ley,

El pliego de cargos afecta al cabo Samuel Augusto Ayala y los soldados profesionales Freddy Augusto Agudelo y Juan Carlos Ochoa.

3 respuestas a «Un nuevo escándalo por lo que sería otro falso positivo, afecta al Ejército»