Asegurado suboficial que gerenciaba pirámide

Un Juez con funciones de Control de Garantías dictó medida de aseguramiento en contra del subintendente de la Policía Nacional, Germán Orozco García, gerente de la empresa Comercializadora GyG, que operaba desde hace nueve meses en Zipaquirá, Sopó y Chía (Cundinamarca), y que alcanzó a captar de manera ilegal cerca de 30 mil millones de pesos del público.

Orozco García, quien fue trasladado a la Cárcel Modelo de Bogotá, aceptó cargos por captación masiva y habitual de dinero, no reintegro de dineros captados ilícitamente y enriquecimiento ilícito.

De acuerdo con la investigación realizada por un fiscal de la URI en Girardot (Cundinamarca), el hoy imputado ofrecía a los ahorradores utilidades que oscilaban entre el 10 por ciento y el 13 por ciento mensual. También prometía ganancias del ciento por ciento, si los clientes retiraban el dinero a los seis meses de invertido.

La Fiscalía ha recibido hasta la fecha un mil 566 denuncias de afectados por la actividad ilícita de dicha empresa, a la que se ingresaba con una inversión inicial de un millón de pesos.

Caso Inversiones MGA

En Girardot (Cundinamarca) también se legalizó la captura de otra persona investigada en el caso de las ‘pirámides’. Se trata de Martín Enrique Giraldo Arango, representante de la empresa MGA, quien fue recluido en la cárcel de ese municipio.

Giraldo Arango fue asegurado por un Juez con funciones de Control de Garantías de Girardot, donde un fiscal de la URI le imputó los delitos de captación masiva y habitual de dineros, no reintegro de dineros captados ilícitamente y enriquecimiento ilícito.

El representante de MGA ofrecía a los ahorradores utilidades del 50 por ciento a tres meses y del ciento por ciento a seis meses. La inversión mínima exigida era de un millón de pesos y, con el contrato suscrito entre las partes, las personas podían retirar alimentos, bebidas, ropa y electrodomésticos en puntos autorizados por esa empresa

Según lo establecido la captadora se habría apropiado de un mil 760 millones de pesos, solamente en Girardot. También operaba en Bogotá, Santa Marta, Medellín, Pasto, Espinal (Tolima) y Tocaima (Cundinamarca).