China se reconcilia con la UE y anuncian una cumbre bilateral

Tras la suspensión en diciembre de la cumbre UE-China por el encuentro del Dalai Lama con el entonces presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, la Unión y el Gobierno de Pekín se reconciliaron públicamente esta mañana, con la firma incluida de millonarios acuerdos bilaterales.

Mientras un centenar de manifestantes se manifestaban con banderas tibetanas frente a la sede de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso y el primer ministro chino, Wen Jiabao, rubricaron nueve pactos comerciales y de cooperación en la lucha contra la piratería o el tráfico de estupefacientes por valor de casi 60 millones de euros.

En su tour europeo, que esta tarde pasará por Madrid, Wen también prometió una cumbre formal con la UE «pronto» –la última tenía que había sido el pasado 1 de diciembre en Lyon- y un foro comercial conjunto en abril.

Barroso auguró una relación «más cercana y profunda» para afrontar la crisis financiera o el cambio climático. «La UE y China deben trabajar juntos», insistió el presidente de la Comisión Europea, en una rueda de prensa abarrotada por la delegación y la prensa china y antes de una comida dedicada a las turbulencias globales.

En referencia a las violaciones de derechos humanos en China, el portugués aseguró que espera «una discusión abierta sin tabúes». El premier chino también comentó que China está ahora «abierta en muchos asuntos», aunque no se refirió directamente al Tibet. Interrogado acerca de los detalles de las charlas sobre la región, un portavoz de Barroso sólo comentó, después, que la conversación sería «franca».