Secustrados serán liberados mediante acuerdo o rescate militar: Canciller Bermúdez

align=»right»El canciller Jaime Bermúdez, aseguró hoy que el presidente Álvaro Uribe está dispuesto a trabajar en la liberación de más rehenes secuestrados por las FARC ya sea, dijo, por la vía del rescate militar o mediante un acuerdo con la guerrilla en las «condiciones que el Gobierno considere razonables».

Explicó que el Gobierno colombiano busca no sólo la «forma de neutralizar y derrotar a los terroristas» sino también la fórmula para que las FARC «decidan seriamente hacer la paz».

Estas palabras del canciller se producen después de que en los ultimos dias las FARC liberaran a cinco rehenes que prometieron entregar y horas antes de la liberacion de un sexto que se espera durante el dia de hoy, jueves.

Insistió en que desde el primer día Uribe ha dicho que el Estado tiene la obligación de combatir a los terroristas con todo rigor de la fuerza legítima del Estado, pero que también está dispuesto a brindar «todas las garantías para que quienes cesen las hostilidades y dejen las armas se puedan reinsertar en la sociedad a través de un proceso de paz».

Esto ha permitido, subrayó, desmovilizar a más de 48.000 miembros de las FARC y de los grupos paramilitares.

«Las puertas están abiertas con ciertas condiciones, por supuesto. Aspiramos, y es una obligación, a la libertad de todos los secuestrados. No es un favor de las FARC. Tenían la obligación moral, política y jurídica de entregar a las personas», añadió.

Consideró que Colombia «está ganando la lucha» contra el narcotráfico y el terrorismo pero que aún faltan cosas por hacer, ya que hay todavía unas 7.000 personas vinculadas a las FARC y áreas de coca cultivadas en el país ya que la demanda en muchos países del mundo, particularmente en Europa, está creciendo.

En el asunto de las drogas, señaló que Colombia «no sólo busca apoyo» para combatirlo sino que también «lo brinda» y aporta su experiencia a países, por ejemplo como México, una ayuda que se extiende a la lucha contra el terrorismo.

Además, el canciller colombiano dio la bienvenida a todas las sugerencias o recomendaciones que provengan de la comunidad internacional, de los líderes políticos del país, de las ONGs o de la Iglesia. «Colombia está dispuesta a escuchar, a buscar alternativas, a explorar opciones», explicó.

«Es un país que tiene que encontrar alternativas para la paz, aún haciendo sacrificios», apostilló.

En su intervención, Bermúdez, uno de los hombres más próximos a Uribe, hizo un repaso desde la decada de los sesenta, cuando nacieron las FARC, hasta la actualidad, haciendo hincapié en la «situación dramática» que atravesó el país en 2002 «sitiado por la guerrilla y los paramilitares , todos vinculados al narcotráfico».

La recuperación de Colombia, segun el ministro, comenzó ese año con la política del Gobierno de Uribe y avances en la seguridad, con la disminución de los homicidios y los secuestros.

Fue entonces cuando el país comenzó a pensar que era «posible vivir en paz, con tranquilidad y en democracia».

El crecimiento de la economía y el potencial turístico han hecho también que la comunidad internacional «recupere la confianza» en Colombia, que ha dejado de producir «lástima».

La protección de los derechos humanos es otro de los asuntos que más preocupa al Gobierno colombiano, aunque recordo que ha habido avances como lo demuestra que entre 1991 y 2001 solo hubo dos condenas por asesinatos de sindicalistas, y entre 2002 y 2009 ha habido 134.

Ademas hay 19 fiscales más y 100 investigadores en la Fiscalía dedicados a los casos de violación de los derechos humanos.

Autor: EFE