Al menos 50 muertos en un motín entre paramilitares en Bangladesh

La revuelta se desató el miércoles por la mañana tras un tiroteo que tuvo lugar en una reunión entre miembros de los Bangladesh Rifles (BDR), que reclamaban mejoras salariales, y altos mandos del cuerpo, que pertenecen al Ejército.

Durante el día, se escucharon disparos y fuego de armamento pesado dentro del cuartel, que fue rodeado de inmediato por unidades del Ejército mientras en las proximidades cerraban negocios y escuelas y la ciudad se paralizaba poco a poco.

Tras un primer intento negociador de una comitiva enviada al cuartel por el Gobierno, la primera ministra bangladeshí, Sheikh Hasina, recibió a una delegación de los amotinados, a los que prometió una «amnistía» y atender gradualmente sus demandas profesionales.

Pese a que los negociadores del BDR garantizaron que los amotinados, que se calculan en cientos, depondrían su actitud, no lograron convencer a sus compañeros, que volvieron a disparar sus armas y exigieron la retirada completa del Ejército.