El paso por el gobierno ha dejado calvos a muchos funcionarios y envejecido prematuramente a otros.

Al Luis Carlos Restrepo, Comisionado de Paz, todo lo anterior y algo más grave: le dañó el genio.

El doctor ternura –a quien llaman así por un libro suyo sobre el tema- se volvió insoportable para todos sus interlocutores, hasta los más cercanos.

Sus muchas renuncias, que nunca aceptó el Presidente Uribe (sin que sepamos el porqué de tanto ruego) están llegando a su fin.

Restrepo se va del gobierno. ¡Ahora sí!

Lo que debe mortificarlo. Y tiene un mensaje importante para el país…es que no tendrá reemplazo.

No porque sea imposible conseguirlo, sino porque el Presidente ha decidido que no es necesario.

En este orden de ideas, que se vaya aunque le vaya bien, como decimos en el Huila. Y mucha suerte en sus próximas actividades, que –según se especula- serían políticas.

Yo me inclino a pensar que debió ser muy eficiente para permanecer tanto tiempo en el cargo.

Le estaremos eternamente agradecidos.