Embarazadas deberían vacunarse contra H1N1 por invierno: OMS

noviembre 3, 2009 11:36 am

Las mujeres embarazadas y otras personas en alto riesgo deberían vacunarse contra la cepa de influenza pandémica H1N1 a medida que se acerca el clima frío en el hemisferio norte, indicó el martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La agencia de Naciones Unidas mostró preocupación de que algunas personas vulnerables se rehúsen a la vacuna pandémica, que la OMS destacó que no había provocado efectos colaterales inusuales en los cientos de miles de personas que la han recibido, hasta el momento, en todo el mundo.

«Ciertamente, el hecho de que la vacuna no esté siendo usada por aquellos que tendrían acceso y que se encuentran en los grupos de riesgo con prioridad es para preocuparse, sí», señaló el portavoz de la OMS Gregory Hartl en una rueda de prensa.

Al menos 5.712 personas murieron por el virus de la gripe H1N1, según los registros de la agencia. Los trabajadores sanitarios, las mujeres embarazadas y quienes padecen condiciones crónicas son considerados en mayor peligro y deberían tener prioridad para recibir la inmunización.

«Hemos visto muchos, muchos casos de personas en grupos de alto riesgo, como mujeres embarazadas, que padecen enfermedad o resultados severos. Estos resultados podrían ser evitados totalmente si se vacunan», dijo Hartl.

A diferencia de la influenza estacional, que es más peligrosa para los ancianos, la cepa H1N1 está atacando con más virulencia a jóvenes y niños.

La OMS recomienda una sola dosis de la vacuna para proteger a los adultos contra el virus H1N1. También instó a los gobiernos a considerar dar una única dosis a todos los menores de 10 años que se pueda, aunque considera que se necesita más investigación sobre la dosis infantil adecuada.

En Estados Unidos, funcionarios dijeron recientemente que algunos estudios indican que los niños menores de 9 años necesitarían dos dosis de la vacuna para obtener protección completa.

La OMS expresó que algunas zonas de América del Norte y Europa ya han cruzado el umbral epidémico, de cara a la temporada habitual de gripe que tiene su pico entre enero y febrero en el hemisferio boreal.

«Hay una actividad sustancial de la influenza y deberíamos esperar ver más. Realmente, los indicios son que esto se volverá algo bastante expandido por las zonas templadas del hemisferio norte, a medida que se avance en el otoño e invierno», añadió Hartl.

No obstante, la OMS se resiste a hablar de una «segunda ola» de brotes, dado que el virus ha estado menos activo en los meses de verano, dijo el portavoz. El clima invernal favorece la expansión de la influenza.

Países desde China a Estados Unidos han lanzado campañas de vacunación y la tasa de efectos colaterales ha sido leve, en línea con lo que suelen suceder con las inmunizaciones estacionales, agregó Hartl.

Unos 25 laboratorios están produciendo la vacuna pandémica.

Los comentarios están cerrados.